El RB Leipzig vence al Man City con 10 hombres en un recordatorio del fútbol sin afición

RB Leipzig 2-1 Man City: Szoboszlai y André Silva pusieron al equipo alemán fuera del alcance antes de que Mahrez recortara distancias y Walker fuera expulsado

Karl Matchett
sábado 11 diciembre 2021 22:19
<p>Walker recibe tarjeta roja tras una entrada violenta </p>

Walker recibe tarjeta roja tras una entrada violenta

Read in English

Los anuncios en el perímetro del campo decían “no tiene precio”, pero lo único de este partido que se ajustaba a esa descripción era el recordatorio de lo mucho mejor que ha sido el juego desde que volvieron los aficionados.

Con la situación por la pandemia de covid-19 en Alemania, el RB Leipzig es uno de los equipos que juegan a puerta cerrada, y a los espectadores se les ofreció el tipo de partido que todo el mundo esperaba que hubiera quedado relegado a la temporada 2020/21: un escenario completamente vacío, sin sonido, sin alma.

Sobre el terreno de juego apenas hubo más emoción hasta los últimos 15 minutos, cuando el último partido de la fase de grupos de la Champion’s League se saldó con una victoria por 2-1 para los anfitriones.

El Leipzig necesitaba igualar o mejorar el resultado del Club Brugge en el PSG para mantenerse en la tercera posición y asegurarse la Europa League en el nuevo año, pero con los dos goles de Kylian Mbappe en París en los primeros 10 minutos, el personal del club de la Bundesliga debió saber que estaría a salvo en poco tiempo.

Achim Beierlorzer estaba en el banquillo del Leipzig, designado como entrenador interino tras la destitución de Jesse Marsch el fin de semana. La mejora, ya sea por su decisión o por las circunstancias del partido, fue evidente en la organización defensiva del Leipzig, y en el hecho de que lograron mantener la ventaja. En cinco de sus seis partidos de la fase de grupos se han puesto por delante en algún momento, aunque solo han ganado dos. Por eso, ahora estarán en la segunda competición europea.

El Leipzig ha sugerido que nombrará a un sustituto permanente de Marsch en las próximas semanas; si esta era la audición de Beierlorzer para el papel, ciertamente hizo todo lo que pudo.

Pep Guardiola, por su parte, se permitió el lujo de rotar a su antojo y llevar a un montón de jóvenes, con el primer puesto ya asegurado. Optó por dar la titularidad a jugadores que no habían tenido oportunidades en el primer equipo recientemente: Zack Steffen, Nathan Ake y Kevin de Bruyne.

El belga fue titular por primera vez desde el 6 de noviembre y el derbi de Manchester, y se notó el óxido acumulado en el último mes.

Fue amonestado a la media hora de juego por lanzar una falta con demasiada rapidez, mientras que sus otras aportaciones importantes fueron principalmente en jugadas a balón parado y un bonito pase en profundidad. Guardiola espera que se recupere para los partidos de Navidad y Año Nuevo.

De los demás jugadores que entraron en el equipo, el portero Steffen fue el más destacado, lo que pone de manifiesto el letargo y la falta de incisión del City durante parte del partido.

El guardameta estadounidense desvió un remate de Konrad Laimer al borde del poste, antes de salir corriendo de su línea para lanzarse y apartar el balón de André Silva cuando este corría hacia la portería. Sin embargo, poco pudo hacer para evitar que Dominik Szoboszlai llegara a la mitad de la primera parte, cuando el húngaro recibió un pase, superó a Steffen y marcó el primer gol.

Lo mejor llegó antes del descanso, cuando Steffen volvió a rechazar un cabezazo a bocajarro de André Silva con una buena reacción. No fue la última vez que el delantero portugués tuvo protagonismo en el partido, ya que marcó un segundo gol a falta de 20 minutos para el final, y luego fue empujado varios metros por el aire por un extraño momento de frustración de Kyle Walker al final del partido, lo que supuso una tarjeta roja directa para el lateral derecho.

En el otro extremo del campo, las ocasiones del City se sucedieron al estilo del campo de entrenamiento: patrones repetidos de juego de acumulación, llamadas de los jugadores fáciles de escuchar y sin gran emoción si entraban, se desviaban o forzaban a Peter Gulacsi a actuar.

Jack Grealish remató un balón a la media vuelta, Phil Foden remató al poste y Nathan Ake cabeceó dos veces por encima en la primera parte. Por último, Riyad Mahrez recortó distancias con un inteligente cabezazo.

Una derrota, claro está, pero que no tiene sentido en el contexto de la competición.

El City pasa a octavos, el Leipzig a la Europa League. Walker no estará con el equipo de la Premier League la próxima vez que se presente en Europa, pero el equipo de la Bundesliga espera que sus aficionados sí lo estén una vez más.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in