La Fórmula E se convierte en el primer deporte en lograr una huella de carbono cero

Exclusiva: La neutralidad de carbono de la serie de carreras eléctricas se remonta a su temporada inaugural en 2014

Alex Pattle
lunes 21 septiembre 2020 14:42
Los pilotos de Fórmula E compiten durante el E-Prix Diriyah 2019 en Arabia Saudita.
Los pilotos de Fórmula E compiten durante el E-Prix Diriyah 2019 en Arabia Saudita.
Read in English

La Fórmula E se ha convertido en el primer deporte en lograr una huella de carbono neta cero certificada en sus esfuerzos por combatir el cambio climático.

Su huella de carbono neutral se remonta al inicio de la serie de carreras eléctricas en 2014.

La Fórmula E ha estado calculando su producción de carbono desde su temporada inaugural e implementando medidas para reducir las emisiones, basándose en un marco establecido por la ONU.

Las medidas de reducción han incluido un reciclaje mejorado de las celdas de batería de los autos de Fórmula E, la eliminación de plásticos de un solo uso en los sitios de carreras y el servicio de alimentos de temporada y de origen local en los eventos.

La optimización del transporte y la logística durante la temporada del campeonato, que implica viajes por todo el mundo, también ha sido un medio clave para reducir las emisiones de carbono. El transporte representa hasta el 75 por ciento de las emisiones de la Fórmula E, que tienen como objetivo reducir esa producción en un 25 por ciento en su temporada 2022/23, reemplazando el transporte aéreo con el envío cuando sea posible.

Algunas emisiones se clasifican como "inevitables", como las resultantes de los viajes de los espectadores hacia y desde las carreras. Si bien la Fórmula E ha combatido ese factor específico a través de una política de no estacionamiento en los mercados de carreras, reduciendo sus emisiones entre un 20 y un 50 por ciento en el proceso, estas "emisiones inevitables" en general han sido certificadas como "compensadas" debido a la inversión de la Fórmula E en los proyectos socialmente sostenibles de “Gold Standard” para la producción de energía renovable.

Entre estos proyectos, todos con sede en lugares que han celebrado carreras de Fórmula E, se encuentran los esfuerzos de generación de energía eólica en Argentina, Uruguay y Marruecos, los esfuerzos de generación de energía de biomasa en China y los esfuerzos de generación de gas de vertedero en los Estados Unidos, México, Chile y Malasia.

Cada proyecto tiene “beneficios sociales para las comunidades locales en las que se encuentran”, dijo Julia Palle, directora de sostenibilidad de la Fórmula E, en exclusiva para The Independent. La inversión de la serie en estos proyectos también marca un intento de “retribuir a estas comunidades que creyeron en nosotros desde el principio”, agregó Palle.

"Tenemos la responsabilidad de minimizar el impacto ambiental de nuestro deporte global y nos complace apoyar proyectos ambientales vitales en cada uno de nuestros mercados de carreras", dijo Jamie Reigle, CEO de la Fórmula E, quien este mes firmó la carta de la UE 2030 de la ONU en apoyo de la la campaña Race to Zero de la organización para una economía descarbonizada.

Tocando ese movimiento, Palle dijo a The Independent: “Estamos muy orgullosos de haber logrado cero neto, pero este no es el final de la historia para nosotros. Nos hemos comprometido claramente a seguir la ciencia del clima y alinear nuestro objetivo de reducción".

Jean Todt, presidente del organismo rector del deporte del motor, la FIA, añadió: "Doy la bienvenida a este importante paso adelante del Campeonato ABB FIA de Fórmula E para el medio ambiente".

La Fórmula Uno, que también apunta a la neutralidad de carbono para 2030, se volvió híbrida en 2009.

La noticia de la huella de carbono neta cero de la Fórmula E llega en medio del lanzamiento de la Semana del Cambio Climático NYC 2020.