La perorata de cuatro letras de Gerard Piqué durante el Barcelona vs PSG captada por micrófonos en el campo

Piqué se vio atrapado en una acalorada discusión con Antoine Griezmann mientras el partido estaba empatado

Sports Staff
jueves 18 febrero 2021 16:38

Con una brillante actuación de Mbappé marcando un Hat-Trick, los blaugranas prácticamente se están despidiendo del torneo.

Read in English

Las frustraciones de la dura derrota del Barcelona ante el Paris Saint-Germain amenazaban con desbordarse incluso antes de que el ataque de los campeones franceses en la segunda mitad les diera un pie en los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Los finalistas del año pasado sobresalieron con Kylian Mbappé como estrella del espectáculo con un hat-trick magníficamente logrado en el Camp Nou.

Moise Kean agregó otro gol respondiendo al primer gol de Lionel Messi para dar a los visitantes una ventaja significativa en el partido de ida.

El Barça ha soportado una temporada difícil y con los recuerdos de la ahora infame derrota por 8-2 ante el Bayern de Múnich la temporada pasada aún frescos, parece que las tensiones eran altas entre los locales.

El defensa Gerard Piqué fue particularmente vocal y quedó atrapado en los micrófonos de la cancha en una acalorada discusión con el delantero Antoine Griezmann mientras las cifras en el marcador seguían niveladas en la primera mitad.

"¡Una posesión larga, maldita sea, por el amor de Dios, vamos! Maldita sea, Una posesión larga", se le oyó gritar mientras el Barça organizaba un córner defensivo.

Griezmann luego respondió: "¡Cálmate, deja de gritar, no grites, por el amor de Dios!" antes de que Piqué respondiera: "¡Mierda Grizi, que me jodan! ¡No! ¡Mierda, estamos sufriendo, estamos corriendo como locos, hemos estado así por cinco minutos".

El francés luego gritó: "¡No me grites! Yo también estoy corriendo como loco", antes de que el portero Marc-Andre Ter Stegen interviniera para calmar las cosas.

Fue una noche muy decepcionante para el Barcelona del entrenador Ronald Koeman admitiendo que sus posibilidades de avanzar a los últimos ocho son ahora escasas en el mejor de los casos.

"Podría decirte mentiras, pero el caso es que con 4-1 abajo del partido de casa, hay muy pocas posibilidades de pasar", dijo luego.

"Este partido nos muestra cuánto tenemos que mejorar, sobre todo a nivel de Champions League".

El homólogo de Koeman, Mauricio Pochettino, era comprensiblemente mucho más optimista.

"Quedan 90 minutos y tienen grandes jugadores. Aún queda un partido de vuelta", dijo.

"La perfección no existe. Estoy contento con el resultado y el rendimiento, pero tenemos que ser humildes. Tenemos un gran partido contra el Mónaco el domingo y ya estamos pensando en eso".

El partido de vuelta tendrá lugar en París el 10 de marzo.