Exinquilino podía escuchar cada movimiento en la casa del crimen de Idaho porque es “vieja y chirriante”

El graduado Cole Altenede dice que muchos estudiantes estaban “familiarizados” con la casa en la ciudad universitaria, y reveló que había una “vida de fiesta muy activa”

Rachel Sharp
miércoles 28 diciembre 2022 17:07

Jefe de policía de Idaho responde a las preguntas sobre el paradero del asesino

Read in English

Un antiguo inquilino de la casa donde cuatro estudiantes de la Universidad de Idaho fueron masacrados en sus camas reveló que habría sido difícil para el asesino moverse por la casa “chirriante” sin ser detectado.

Cole Altenede vivió en la casa de seis habitaciones fuera del campus en King Road, Moscow, durante su tercer año, antes de graduarse de la universidad en 2022.

El 13 de noviembre, las actuales inquilinas Kaylee Goncalves, Madison Mogen y Xana Kernodle y su novio Eric Chapin, que se quedó con ella a pasar la noche, fueron asesinados a puñaladas brutalmente dentro de la propiedad.

Otras dos compañeras de habitación estaban en casa en ese momento y se cree que no se despertaron durante los ataques violentos.

Las compañeras de cuarto sobrevivientes estaban en habitaciones en el primer piso de la casa, mientras que las víctimas fueron encontradas en el segundo y tercer piso, según la policía de Moscow. Las dos compañeras de cuarto sobrevivientes fueron descartadas como sospechosas al principio de la investigación.

Ahora, más de seis semanas después de los asesinatos, el asesino sigue prófugo sin sospechosos identificados ni arrestos realizados.

Altenede le dijo a ABC News que normalmente podía escuchar cada movimiento dentro de la casa cuando vivía allí.

“Definitivamente, es una casa vieja y chirriante”, describió, y agregó que cada piso tenía dos habitaciones y un baño.

“No puedes subir ninguna de las escaleras o estar en ninguno de los pisos sin que todos en la casa lo sepan”.

El graduado agregó que muchos estudiantes estaban “familiarizados” con la casa en la ciudad universitaria, ya que tanto la casa como el vecindario circundante eran famosos por tener una “vida de fiesta muy activa”.

“Muchos estudiantes están muy familiarizados con el interior de la casa”, dijo.

“En las fiestas, la gente saltaba la cerca y simplemente se alejaba si llegaba la policía”.

Los vecinos habían descrito la casa de estudiantes como una “casa de fiestas” y, solo dos meses antes de los asesinatos, la policía visitó la propiedad debido a una denuncia de ruido.

Las imágenes de la cámara corporal del incidente del 1 de septiembre, publicadas por el Departamento de Policía de Moscow, muestran a los agentes llegando a la casa mientras se escucha música a todo volumen.

La casa donde cuatro estudiantes de la Universidad de Idaho fueron asesinados

Se ve a varios estudiantes saliendo del domicilio mientras los oficiales piden repetidamente hablar con alguien que viva allí.

Finalmente, uno de los asistentes a la fiesta pone a Mogen al teléfono, quien se disculpa con un oficial.

Los investigadores no han llegado a descartar cualquier conexión entre ese incidente y los brutales asesinatos dos meses después.

“Los investigadores están al tanto de contactos anteriores en la residencia y en todo el vecindario”, le dijo un portavoz de la policía estatal de Idaho a The Independent la semana pasada.

“En este momento, no descartamos nada y seguimos investigando cualquier cosa que pueda ser relevante para el caso”.

Con la investigación ahora en su séptima semana, Alteneder dijo que “creo que todos esperaban” que ya se hiciera un arresto a estas alturas.

Pero, a pesar de que la investigación del asesinato continúa, el padre de Mogen mencionó que tiene la esperanza de que finalmente atrapen al asesino de su hija.

“Desde el principio, he sabido que la gente no se libra de las consecuencias de estas cosas en estos días”, Ben Mogen le dijo a Spokesman-Review, tras ser obligado a pasar la Navidad sin su hija de 21 años.

“Hay demasiadas cosas que te pueden descubrir, como ADN y vídeos en todas partes. Esto no es algo de lo que la gente se libre, que quede sin resolver”.

Ben Mogen también reveló el desgarrador momento en que se enteró de su asesinato. Era un día normal y había ido al cine, cuando recibió una llamada de la madre de su hija.

“Ni siquiera sabíamos qué decirnos, solo estábamos sollozando”, dijo.

“Lloramos juntos por teléfono, supongo. No hay palabras para nada de eso”.

Desde ese día, Ben dijo que los agentes encargados de hacer cumplir la ley lo han mantenido actualizado sobre el caso, algo que lo ha ayudado a no verse envuelto en la especulación desenfrenada que circula en línea.

“Me resulta difícil leer todos estos artículos”, dijo.

“Puedo obtener todas mis noticias al respecto directamente de las autoridades, y no tengo que tratar de lidiar con toda esta información errónea”.

En una actualización de Nochebuena, la policía de Moscow dijo que los investigadores siguen buscando al ocupante u ocupantes de un Hyundai Elantra blanco, modelo 2011 a 2013, visto en el “área inmediata” de la casa en King Road en el momento de los asesinatos.

El padre de Madison Mogen dice que tiene fe en que atraparán al asesino

Los investigadores creen que la persona o personas en el automóvil, cuya matrícula se desconoce, pueden tener “información crítica para compartir con respecto a este caso”.

Se notificó a los agentes fronterizos a lo largo de la frontera de Estados Unidos con Canadá que estén atentos al automóvil y el público ha estado ofreciendo pistas.

Hasta ahora, la policía ha identificado alrededor de 22.000 vehículos que se ajustan a la descripción del automóvil y están analizando la información en busca de pistas.

La noche del 12 de noviembre, Kernodle y Chapin estuvieron juntos en una fiesta de hermandad en la casa de Sigma Chi de 8 pm a 9 pm y regresaron a la casa alrededor de la 1:45 am. Sigue sin conocerse su paradero durante el intervalo de cinco horas.

Goncalves y Mogen regresaron a la propiedad alrededor de la 1:56 am.

Las dos compañeras de casa sobrevivientes también salieron esa noche y llegaron a casa alrededor de la 1 am, informó la policía.

La horrible escena del crimen pasó desapercibida durante varias horas más, y la policía recibió una llamada al 911 a las 11:58 am del domingo para reportar una “persona inconsciente” en el domicilio.

Las otras dos compañeras de casa primero llamaron a amigos a la casa porque creían que una de las víctimas del segundo piso estaba inconsciente y no se despertaba. Cuando llegaron los amigos, se hizo una llamada al 911 desde el teléfono de una de las compañeras de casa.

La policía llegó al lugar y encontró a las cuatro víctimas muertas a causa de múltiples puñaladas.

Se cree que las víctimas fueron asesinadas con un cuchillo de hoja fija alrededor de las 3 am o las 4 am del 13 de noviembre. No había señales de agresión sexual.

Traducción de Michelle Padilla

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in