Asesinatos de Idaho

¿Serán los asesinatos de los estudiantes de la Universidad de Idaho el próximo caso sin resolver de Estados Unidos?

Ya pasó un mes desde que cuatro estudiantes de Idaho fueron brutalmente asesinados y crece el temor de que se esté acabando la información sobre el caso. Rachel Sharp y Josh Marcus exploran una tendencia preocupante en las tasas de resolución de homicidios en Estados Unidos, y lo que les sucede a las familias y comunidades que quedan sin respuestas

viernes 30 diciembre 2022 16:44

Ya pasó un mes desde que cuatro estudiantes de la Universidad de Idaho fueron encontrados brutalmente asesinados en sus camas, y la policía de la pequeña ciudad universitaria de Moscow no parece estar más cerca de resolver el caso.

No se ha realizado ni un solo arresto. No se han identificado sospechosos. Y el arma homicida no se encuentra por ninguna parte.

Con cada día que pasa, crece el temor de que la investigación no avance y de que el asesino en serie que apuñaló violentamente a Kaylee Goncalves, Madison Mogen, Xana Kernodle y Ethan Chapin siga libre.

La confianza en las fuerzas del orden se vio afectada desde el principio, después de que la policía de Moscow insistiera en un principio en que no había una amenaza en curso para la comunidad.

Sin embargo, días después se retractaron de esta afirmación. Las autoridades dieron una advertencia escalofriante este sábado e instaron a los estudiantes, visitantes y lugareños a “mantenerse alerta” y viajar en grupos durante la ceremonia de graduación de la universidad.

Antes, los estudiantes y los lugareños disfrutaban de la relativa seguridad de la pequeña ciudad universitaria donde muchos residentes ni siquiera cerraban sus puertas con llave. Ahora se están armando y asegurando sus casas con cerrojos. Algunos abandonaron Moscow por completo.

Muchos han acusado a los agentes de estropear la investigación del asesinato, con tensiones entre las fuerzas del orden y las familias devastadas de las víctimas que ahora llegaron al máximo.

“Se han equivocado un millón de veces”, dijo el padre de Goncalves, Steve Goncalves, a Fox News la semana pasada. Su familia ahora está considerando emprender acciones legales contra la policía de Moscow y contratará a un investigador privado para que trabaje en el caso.

La madre de Kernodle, Cara Northington, también criticó la falta de información sobre el asesinato de su hija y declaró a NewsNation: “Hay mucho más que se puede hacer que no se ha hecho”.

“No han dicho nada. Me entero de más información en las noticias y en la tele que lo que me han dicho”.

A pesar de la falta de confianza en las habilidades de las fuerzas del orden, el jefe de policía de Moscow, James Fry, ha insistido en que su departamento todavía tiene el control del caso.

Ethan Chapin (20), Madison Mogen (21), Xana Kernodle (20) y Kaylee Goncalves (21) fueron asesinados en una casa fuera del campus

“Este caso no se está enfriando. Recibimos pistas, tenemos investigadores todos los días entrevistando a personas. Todavía estamos revisando la evidencia, todavía estamos analizando todos los aspectos de esto”, le dijo a Fox News.

Pero la realidad es que, en Estados Unidos, los asesinatos quedan sin resolver casi con la misma frecuencia que se atrapa al asesino.

Una curva deprimente

Según datos del FBI, solo el 54% de los homicidios se resolvieron mediante el arresto y la sentencia de los presuntos asesinos en 2020, lo que marca la tasa de resolución de asesinatos más baja registrada.

Thomas Hargrove, fundador y presidente de la organización sin fines de lucro Murder Accountability Project, que rastrea los homicidios sin resolver en los Estados Unidos, le dice a The Independent que es probable que esta tasa se desplome aún más en 2021.

“Desafortunadamente, estamos a punto de convertirnos en la primera nación occidental en permitir que queden más asesinatos sin resolver de los que se resuelven”, observa.

Y cuanto más se prolonga un caso, la probabilidad de que se resuelva solo disminuye aún más.

“Es una curva deprimente. Nada bueno sucede con el tiempo en una investigación de asesinato”, dice.

La estadística deja a las comunidades en busca de respuestas que a veces nunca llegan.

“Existe la sensación de que esto nunca terminará”

A treinta millas (48 km) de Moscow en otra ciudad de Idaho a lo largo de la frontera con Washington, Gloria Bobertz lo sabe muy bien.

En el caso de su familia, han pasado 40 años desde que su prima Kristina Nelson desapareció de Lewiston una noche y descubrieron su cuerpo en un cañón 18 meses después.

Era el 12 de septiembre de 1982 y Nelson, de 21 años, y su hermanastra Brandy Miller, de 18, fueron a comprar comestibles y lavar la ropa. Nunca más se les volvió a ver con vida.

Stephen Pearsall, un conserje de 35 años, también desapareció esa noche, después de dirigirse al teatro local donde trabajaba para practicar el clarinete. Su cuerpo nunca ha sido encontrado.

En el periodo de 18 meses antes de que se encontraran los cuerpos de Nelson y Miller, Bobertz dice que en el fondo ya sabía que su prima estaba muerta.

“Sabía que ya no estaba”, le dice a The Independent.

“Sabía que ella ya no estaba en esta Tierra, es un sentimiento... y cuando encontraron su cuerpo en marzo de 1984, recuerdo exactamente cómo estaba parada en el patio trasero y qué estaba vistiendo”.

“Lo recuerdo como si me hubiera ido y ya no estuviera allí, como si estuviera de vuelta en las vacaciones a campo traviesa que hicimos juntas a los 13 años”.

“Te hace darte cuenta de que hay monstruos por ahí y me molestó saber qué le pasó a ella; era un alma tan amable y gentil”.

El precio que se cobra en una familia cuando un ser querido es brutalmente asesinado es una cosa, dice ella. Pero cuando el asesinato queda sin resolver, se convierte en un doble impacto para las familias que quedan atrás, algo que siempre está ahí, sin importar cuántos años pasen.

“Han pasado 40 años para nuestra familia”, dice ella.

“Hay ira, hay desesperanza, tenemos la sensación de que esto nunca terminará, que nunca tendremos respuestas”.

Kristina Nelson (21) fue encontrada muerta 18 meses después de su desaparición en 1982

“Y a veces estás tan cansado de buscar, recolectar y mirar que solo quieres tirar la toalla, pero si lo haces, realmente no habrá respuestas ni justicia”.

Bobertz dice que “es un efecto dominó” que “toca a todos y cada uno de los miembros de la familia”.

“Y cuanto más pasa el tiempo y el caso sigue sin resolver, mueren miembros de la familia”, dice ella.

Para Bobertz, obtener respuestas sobre lo que le sucedió a su prima y la justicia por su asesinato se ha convertido en una gran parte de su vida.

Durante las últimas dos décadas, ha pasado incontables horas investigando el caso junto con la detective de casos sin resolver Jackie Nichols. A menudo viaja desde su casa en California a Lewiston para pasar semanas trabajando en el caso y visitando el lugar donde su prima fue vista con vida por última vez.

También dirige un grupo de Facebook para recopilar pistas y luego enviarlas a las fuerzas del orden.

Ahora que está jubilada, está en proceso de entrenar a uno de sus tres pastores alemanes para que se convierta en un perro de detección de cadáveres, si no para ayudar en el caso de su prima, entonces para poder ayudar a otras familias desesperadas a obtener respuestas.

Para mantenerse enfocada en el caso, dice que tiene que separar el lado práctico del dolor de perder a su prima.

“Allá voy a mostrar mis emociones y aquí estoy buscando pistas”, dice ella.

“Me he condicionado, pero tengo momentos de total frustración y hay veces que se vuelve demasiado emocional y te lleva a un lugar muy oscuro...”.

Regresar al teatro donde cree que mataron a su prima le da ese impulso para seguir luchando por las respuestas.

“Me siento allí y pregunto: ‘Por favor, dime dónde buscar y qué necesito ver’”, dice ella.

“Y, por lo general, cuando estoy allí, alguien se me acerca y me da una pieza del rompecabezas o me dice algo sobre ellos que me hace darme cuenta de lo buenas personas que eran, y eso me motiva para seguir adelante”.

Hoy en día, muchos creen que las muertes de Nelson, Miller y Pearsall se produjeron a manos del mismo hombre local, un hombre que muchos también creen que es un asesino en serie responsable de los asesinatos sin resolver de Lewis Clark Valley. (Uno de esos asesinatos también involucró trágicamente a un estudiante de la Universidad de Idaho en Moscow).

Bobertz rompe a llorar mientras explica lo que significaría para ella que el caso de su prima finalmente se resolviera después de todos estos años.

“Una felicidad que no creo que sea capaz de describir solo de saber que las víctimas tienen justicia y nosotros las familias tenemos respuestas”, dice ella.

La casa donde cuatro estudiantes fueron asesinados el mes pasado

“Creo que finalmente podría colapsar en ese punto y liberar todas esas emociones que tengo reprimidas. Sería abrumador... solo saber que todos obtuvieron respuestas y justicia”.

Ella espera que las familias de los cuatro estudiantes en Moscow no tengan que esperar tanto para obtener respuestas sobre el caso.

“Mi corazón acompaña las familias ya que, como miembro de la familia, uno quiere saber que se está haciendo algo, quiere respuestas y justicia y en este momento no lo están recibiendo”, dice ella.

Las familias de los asesinados no son las únicas que sufren si los asesinatos quedan sin resolver.

“Miras a todos y dudas”

En ausencia de respuestas, las personas inocentes a menudo caen bajo sospecha.

En la década de 1980, Lewiston, Pearsall, el conserje que desapareció, fue considerado sospechoso durante algún tiempo.

Si bien más tarde fue descartado y ahora se lo considera una tercera víctima del mismo atacante, su cuerpo aún no se ha descubierto, por lo que siempre quedarán algunas especulaciones.

Durante las últimas tres semanas en Moscow, varios nombres han estado circulando entre los sabuesos de Internet en las discusiones de Reddit.

Si bien la policía mantiene gran parte de la investigación en secreto, los investigadores han tratado de frenar los rumores desacreditando las teorías y confirmando que habían descartado como sospechosas a varias personas con vínculos con las víctimas: las dos compañeras de cuarto sobrevivientes, el exnovio de una de las víctimas, el supuesto “chico con capucha” visto con dos de las víctimas poco antes de los asesinatos.

Pero eso no ha impedido que sus nombres se hagan públicos en línea y que circule una especulación desenfrenada sobre su posible participación.

“Cuando un caso no se resuelve y se carece de información creíble, se produce un patrón inquietante de intensa especulación”, Áine Cain, periodista y cocreadora del pódcast The Murder Sheet, le dice a The Independent.

“Hay acusaciones contra personas inocentes y, básicamente, un ciclo interminable en el que las personas realmente se enfocan en el caso, y aunque puede ser útil y con buenas intenciones, al mismo tiempo puede haber mucha especulación y acusaciones”.

Cain y su esposo y socio comercial Kevin Greenlee han pasado años informando sobre dos casos sin resolver infames en Indiana.

Una fotografía sin fecha de Mark Flemmonds, una de las víctimas de los asesinatos de Burger Chef

Uno son los asesinatos de Burger Chef.

Fue el 17 de noviembre de 1978 cuando cuatro jóvenes trabajadores de entre 16 y 20 años desaparecieron de un restaurante Burger Chef en Speedway, Indiana, casi al final de su turno.

Dos días después, sus cuerpos fueron encontrados cerca. Todavía estaban todos vestidos con sus uniformes de restaurante.

Hasta el día de hoy, nadie ha sido acusado de sus asesinatos.

El segundo caso son los asesinatos de Delphi.

El 13 de febrero de 2017, las mejores amigas Libby German, de 14 años, y Abby Williams, de 13, salieron a caminar por Monon High Bridge Trail en Delphi. Al día siguiente, sus cuerpos fueron encontrados en un área boscosa a menos de media milla del camino.

Antes de que las mataran, Libby había logrado capturar a un hombre que se creía que era su asesino en su teléfono celular. En un escalofriante video, se escucha al hombre diciéndoles: “Chicas... abajo de la colina”.

Este octubre, finalmente hubo un avance en ese caso cuando un hombre local fue arrestado y acusado de los asesinatos de los dos adolescentes.

Una comunidad incapaz de recuperarse

Al vivir en Indianápolis, Indiana, cerca de las ciudades donde ocurrieron los asesinatos de Speedway y Delphi, Cain y Greenlee han sido testigos del impacto que los asesinatos sin resolver pueden tener en una comunidad.

“Es perjudicial y traumático para la comunidad, ya que puede propagar la paranoia”, dice Cain.

Y no importa si el caso tiene cinco años, como los asesinatos de Delphi, o 40 años, como los asesinatos de Burger Chef, dice Greenlee.

“Es realmente devastador para las familias. Si pierdes a alguien que amas, no importa si fue ayer, la semana pasada o hace 40 años si no tienes respuestas, sobre todo si sucede en un pueblo pequeño porque permanece en el fondo de la mente de las personas”, asevera.

“Vas a la tienda y ves gente y antes de que te des cuenta te preguntas si alguien en la tienda tuvo algo que ver”.

Cain agrega: “La gente ve que cambia la perspectiva sobre sus ciudades natales. El asesinato se convierte en un elemento representativo de la ciudad”.

De hecho, antes de los asesinatos de las mejores amigas adolescentes Libby y Abby, Delphi apenas figuraba en el mapa.

Ahora es una ciudad cuyo nombre será sinónimo para siempre del horrible crimen.

Libby German (izquierda) y Abby Williams (derecha) retratadas juntas antes de que las asesinaran

Crecen los temores de que a Moscow pronto le pasará lo mismo.

Durante mucho tiempo se la conocía como una ciudad universitaria, con estudiantes de la Universidad de Idaho que constituían alrededor de la mitad de los 25.000 residentes, sin mencionar la reputación, de la pequeña y segura ciudad fronteriza.

Los residentes de Moscow compartieron con The Independent sus temores de que, si no atrapan pronto al asesino o los asesinos de los cuatro estudiantes, el número de víctimas en la comunidad solo aumentará.

Si bien es perfectamente comprensible que el público quiera una resolución rápida en los casos de asesinato impactantes, el profesor David Carter, un criminólogo que ha estudiado las tasas de resolución de casos de la policía, dice que esto a menudo no coincide con la realidad del trabajo policial.

Cuanto más extenso sea el crimen y la escena del crimen, más tiempo tardará la investigación.

“Entiendo la necesidad de la comunidad y de las redes sociales”, le dice a The Independent. “Queremos saber qué pasó. Queremos saber quién es el sospechoso”.

Resolución de los homicidios

Sin embargo, explica que un caso como los asesinatos de Idaho tiene numerosos elementos en los que la policía necesita trabajar lenta y deliberadamente para hacer las cosas bien: una escena del crimen grande, abundante sangre en el lugar del crimen y múltiples víctimas. Además, están todos los elementos habituales del trabajo policial: entrevistar a testigos, buscar imágenes de vigilancia y hacer la verificación de información entre diferentes fuentes probatorias.

Un memorial creciente frente a un señalamiento de entrada al campus de la Universidad de Idaho

“Es bastante tardado hacer todo esto”, dice el profesor Carter.

El Departamento de Policía de Moscow rechazó la solicitud de comentarios de The Independent.

La policía estatal de Idaho dice que está trabajando “las 24 horas” en su misión de ayudar a la policía de Moscow mientras los departamentos examinan más de 113 piezas de evidencia física aproximadamente, además de examinar miles de pistas digitales.

Un portavoz de la policía estatal de Idaho le dijo a The Independent que sería tardado revisar esta montaña de información con cuidado y eficacia.

“Necesitamos que el público entienda que, a diferencia de lo que se muestra en la televisión, las investigaciones complejas requieren tiempo y recursos”, escribió la agencia en un comunicado. “Los investigadores revisan miles de pruebas, datos, pistas y medios digitales para comprender el crimen y atrapar a las personas responsables. Los investigadores mantienen una mente abierta, y no descartan ninguna opción al investigar pistas”.

A pesar de la naturaleza complicada del caso, puede haber un detalle sobre el Departamento de Policía de Moscow que preocupa a quienes buscan justicia por los asesinatos de Idaho. La policía allí tiende a desempeñar un trabajo más mediocre que sus contrapartes en todo el estado para resolver crímenes.

Hasta los asesinatos de estudiantes, no había habido un asesinato en Moscow desde 2015, por lo que es difícil comparar el registro de homicidios del departamento con otras agencias en todo el estado y el país.

Sin embargo, The Independent realizó un análisis de datos estatales y descubrió que, en términos generales, la policía de Moscow solo resolvió alrededor de una cuarta parte de los crímenes del “Grupo A”, una categoría amplia que incluye todo, desde asesinato hasta robo, entre 2016 y 2021. El promedio estatal durante este mismo periodo fue una tasa de resolución superior al 50%.

En términos más generales, las tasas de resolución de homicidios han ido disminuyendo desde la década de 1980, cuando la policía resolvió cerca del 70% de los asesinatos, según datos federales.

Las explicaciones de esta disminución van desde los delitos que se cometen cada vez más entre extraños en lugar de personas conocidas, al aumento de la violencia armada, pasando por el hecho de que la policía es más responsable y menos propensa que en el pasado a hilvanar acusaciones poco sólidas.

“Las razones son multifacéticas”, dice Hargrove, del Murder Accountability Project.

“La razón número uno es la falta de recursos. Los lugares donde la policía simplemente no tiene suficiente gente o suficiente inversión o técnicos en la escena del crimen tienen muchas menos probabilidades de resolver asesinatos”.

“Como regla general, a un detective no se le deben asignar más de cuatro o cinco homicidios al año. Desafortunadamente, la realidad es que muchas ciudades no pueden seguir esas pautas porque no cuentan con suficiente personal. Es tan simple como eso”.

No sorprende entonces que los datos muestren que los asesinatos que tienen lugar en comunidades rurales donde generalmente se cometen menos delitos tienen más probabilidades de resolverse que los asesinatos en áreas urbanas.

En lo que respecta a Bobertz, una de las razones principales por las que muchos asesinatos, incluido el de su prima, no se han resuelto es que “las leyes favorecen al responsable, no a la víctima”.

Residentes de Moscow asisten a una vigilia en honor a los cuatro estudiantes asesinados

“Hay tantos obstáculos por los que tienes que saltar y muchos pasos que no creo que mucha gente conozca”, dice ella.

Es por eso que pide que se apruebe una legislación que permita a las fuerzas del orden recolectar el ADN de los sospechosos de homicidio.

Cualquiera que sea el motivo de la disminución de las tasas de resolución, no es un fenómeno universal.

Algunos equipos policiales aún resuelven casi todos sus casos de asesinato, por lo que las comunidades tienen razón al esperar una respuesta rápida y profesional de la policía cuando ocurre un asesinato, según Charles Wellford, profesor emérito del Departamento de Criminología y Justicia Penal de la Universidad de Maryland-College Park.

“Esa variación nos dice algo importante”, le dijo a The Marshall Project a principios de este año. “Indica que no es inevitable que habrá bajas tasas de resolución”.

Esto puede ofrecer esperanza a las familias afligidas y a la comunidad de Moscow ahora que la investigación llega a su quinta semana.

Esperanzas para Moscow

Justo cuando las dudas sobre la capacidad de las fuerzas del orden alcanzaron un punto de ebullición, los investigadores revelaron lo que parece ser el mayor avance en el caso hasta el momento.

Un automóvil no identificado, un Hyundai Elantra 2011-2013 blanco, fue visto cerca de la casa de los estudiantes en la madrugada del 13 de noviembre, aproximadamente a la hora en que las cuatro víctimas fueron asesinadas.

Los investigadores buscan hablar con el ocupante u ocupantes del vehículo e instan al público a presentar cualquier información.

Podría ser la “pieza del rompecabezas” que faltaba, señaló la policía.

Ya sea que tarde una semana o un año, ni la policía de Moscow ni las familias de Kaylee Goncalves, Madison Mogen, Xana Kernodle y Ethan Chapin se darán por vencidos.

“Vamos a obtener nuestra justicia”, dijo el padre de Kaylee, Steve Goncalves, a una audiencia en una vigilia comunitaria a principios de este mes.

“Vamos a resolver las cosas. Esta comunidad se lo merece”.

Traducción de Michelle Padilla

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in