Tensión entre España y Marruecos por llegada de migrantes

España enfrenta una crisis humanitaria y diplomática luego de que miles de migrantes aprovechan la relajación de los controles fronterizos en Marruecos para cruzar a nado o en balsas de goma a suelo europeo

AP Noticias
martes 18 mayo 2021 10:37
EUR-INM EUROPA-MARRUECOS MIGRANTES
EUR-INM EUROPA-MARRUECOS MIGRANTES

España enfrentaba una crisis humanitaria y diplomática el martes luego de que miles de migrantes aprovecharon la relajación de los controles fronterizos en Marruecos para cruzar a nado o en balsas de goma a suelo europeo.

Hasta el martes en la mañana, unas 6.000 personas habían cruzado la frontera de la ciudad española de Ceuta desde la madrugada del lunes, cuando se registraron las primeras llegadas, explicó el gobierno español. Se cree que 1.500 son adolescentes. El enclave norteafricano, con 85.000 habitantes, está entre el Mar Mediterráneo y Marruecos, del que lo separa una doble cerca de 10 metros (32 pies) de alto.

La repentina llegada de migrantes ha agravado la disputa diplomática entre Rabat y Madrid tras la decisión de España de permitir la entrada, por motivos médicos, del líder de un grupo insurgente que lucha por la independencia del Sahara Occidental. Marruecos se anexionó ese territorio en 1975.

Los empapados migrantes seguían llegando a la costa de Ceuta el martes, aunque en menor número que en la víspera por el aumento de la vigilancia en el lado español de la frontera, donde se reforzó la presencia policial y militar.

“Es una invasión tan fuerte que no somos capaces de calcular el número de personas que han entrado”, dijo Juan Jesús Vivas, presidente de la ciudad autónoma en declaraciones a la emisora de radio Cadena Ser. Ceuta tiene apenas 20 kilómetros cuadrados (7,7 millas cuadradas).

“El ejército está en la frontera cumpliendo una función disuasoria, pero hay una gran cantidad de personas en el lado marroquí esperando a entrar", añadió.

Vivas, un conservador, dijo que los residentes estaban en un estado “de de angustia, de inquietud, de miedo” y relacionó las llegadas con el cambio de Rabat en lo relativo al control migratorio luego de que España atendió a Brahim Ghali, el jefe del Frente Polisario que ha luchado contra Marruecos por el control del Sahara Occidental.

El gobierno español rechaza oficialmente la idea de que Marruecos esté castigando al país por la acción humanitaria.

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, dijo el martes que, hasta la mañana, las autoridades habían procesado la deportación de 1.600 inmigrantes y que el resto seguirían sus pasos pronto porque los dos países firmaron hace tres décadas un acuerdo para la devolución de todos los que lleguen a nado al territorio.

Muchos migrantes ven a Ceuta y Melilla — otro enclave español cercano — como una vía de entrada a Europa En 2020, 2.228 personas eligieron ingresar a los dos enclave por mar o por tierra, a menudo arriesgándose a sufrir lesiones o morir. El año anterior, se batió el récord con 7.899, según el Ministerio del Interior español.

El martes, otros 80 africanos cruzaron a Melilla, a 350 kilómetros (218 millas) al este de Ceuta, luego de saltar la doble valla.