Tenor Jonas Kaufmann canta Tristán, papel "asesino de voces"

El tenor Jonas Kaufmann habla sobre asumir uno de los papeles más desafiantes de la ópera, Tristán, y sus planes para abordar los segmentos más difíciles de la pieza, como una sesión de canto de 40 minutos cuando su personaje está herido de muerte

AP Noticias
miércoles 23 junio 2021 20:14
JONAS KAUFMANN-TRISTAN
JONAS KAUFMANN-TRISTAN

Hace 10 años, Jonas Kaufmann no dudó cuando le preguntaron si estaba listo para asumir papeles intensos de Wagner como el del héroe de “Tristán e Isolda”.

“No quiero figurar en los libros de historia como uno de los Tristanes más jóvenes que perdió la voz justo después”, dijo Kaufmann, entonces de 41 años, a The Associated Press “Con suerte, podré hacer esas cosas más adelante”.

Ahora, a sus 51, ha llegado ese más tarde.

El 29 de junio, el tenor más cotizado de la ópera abordará uno de sus papeles más desafiantes, encabezando una nueva producción en la Ópera Estatal de Baviera en Múnich dirigida por Krzysztof Warlikowski. Habrá cinco presentaciones hasta el 31 de julio, todas ya agotadas.

Es el debut de mayor perfil que se pueda imaginar, y dará inicio al festival anual de verano de la compañía, el último planeado por el director saliente Nikolaus Bachler. También lo reúne con su frecuente compañera de escenario, la soprano Anja Harteros, y con el director Kirill Petrenko, quien deja Múnich por la Filarmónica de Berlín.

El estreno se produce mientras la ópera emerge de meses de cierres esporádicos debido a la pandemia. Recientemente, ha estado presentándose ante el público a un tercio de la capacidad de sus 2.100 asientos, y la compañía dice que espera que eso se incremente a la mitad para el festival.

Durante los ensayos, Kaufmann respondió a la AP preguntas enviadas por email sobre su nuevo papel. A continuación extractos de ese intercambio.

AP: Cantó por primera vez el segundo acto de “Tristán e Isolda” en concierto con la Orquesta Sinfónica de Boston hace tres años, pero los planes para cantar el tercer acto el año pasado fueron frustrados por la pandemia. ¿Está seguro de que es el momento adecuado para asumir un papel que tiene fama de asesino de voces?

KAUFMANN: Sí, estoy seguro. De lo contrario, no lo cantaría.

AP: Muchos Tristanes insisten en hacer recortes sustanciales, como saltarse la sección de 11 minutos del segundo acto conocida como “Tag und Nacht” y omitir fragmentos del tercer acto, en el que el héroe herido de muerte se sostiene casi sin pausa durante 40 minutos. ¿Planea cantar esas porciones sin cortes?

KAUFMANN: Sí y sí. Haremos la partitura completa, sin cortes.

AP: ¿Qué hace que el tercer acto sea tan difícil? ¿Es la exigencia vocal o la intensidad dramática?

KAUFMANN: Es principalmente la longitud. ¡Se requiere algo de resistencia para cantar eso! Pero para mí, lo más difícil fue grabar todo eso en mi cabeza, todas esas palabras, pausas, todos esos detalles que recordar e interpretar.

AP: Su Isolda, Anja Harteros, también interpreta ese papel por primera vez. ¿Algún consuelo en su larga relación profesional en Múnich?

KAUFMANN: Después de haber sido amantes en tantas óperas, es coherente interpretar juntos también “Tristén e Isolda”, ¿no crees? Sí, hay una química especial entre nosotros. Al cantar con ella, siempre tuve la sensación de que así es como uno inspira al otro y sigue elevando su nivel.

AP: Cuando era un joven cantante que recién comenzaba, ¿se imaginó algún día cantando Tristán?

KAUFMANN: ¡Definitivamente no! Todo mi entrenamiento podría resumirse en las palabras: “Sólo ten cuidado y canta en voz baja, de lo contrario arruinarás tu voz”. En un momento pensé, si este es mi futuro, será mejor que busque otro trabajo. Eso fue en una presentación de “Parsifal” en la que canté el Tercer Escudero, un papel pequeño si es que hubo uno alguna vez. A mi alrededor no había más que voces wagnerianas y, naturalmente, no quería sonar como un mosquito en comparación. Así que realmente lo di todo, y en unas pocas frases estaba completamente ronco. Abrí la boca y todo lo que salió fue aire caliente. El director me miró con asombro. Para un cantante, eso es una pesadilla. Gracias a Dios un colega me llevó con el maestro a quien básicamente le debo todo: Michael Rhodes. Él me enseñó a usar mi propia voz. Cuando dijo que algún día cantaría Lohengrin, yo negué con la cabeza con incredulidad.

AP: Recientemente triunfó en otro de los papeles de tenor más exigentes, el personaje principal de “Otello” de Verdi. ¿Cómo compara Tristán con eso?

KAUFMANN: Bueno, dado que cantar ópera es un deporte de alto rendimiento, se puede decir que Tristán es un maratón mientras que Otello es una franja de sprints. En realidad, en el papel de Otello no hay un solo instante en el que puedas descuidarte. Cada barra requiere la máxima concentración. El nivel emocional que Verdi construye es constantemente alto. Mientras que la sincronización de Wagner con los momentos más destacados y las “zonas de calma” es completamente diferente.

AP: ¿A qué tenores del pasado escuchó mientras se preparaba para interpretar a Tristán?

KAUFMANN: Me inspira mucho escuchar a grandes cantantes, y Jon Vickers es uno de ellos. Otros Tristanes que escuché son Lauritz Melchior, Max Lorenz, Ludwig Suthaus, Ramon Vinay, Wolfgang Windgassen y Jess Thomas. Y debo decir que el que más me impresionó fue Suthaus en esa legendaria grabación de Furtwängler/Flagstad (de 1952). ¡Esa soberanía de su canto, esa tranquilidad, esa musicalidad, ese legato maravilloso!

AP: ¿Cuál es su próximo papel después de esto?

KAUFMANN: Cantaré Peter Grimes (el personaje principal de la ópera de Benjamin Britten) en Viena el año que viene. Es un papel fascinante en todos los aspectos, y estoy realmente deseoso de que llegue ese momento.

AP: Para finalizar, estoy seguro de que sabe que el primer Tristán, Ludwig Schnorr von Carolsfeld, murió pocas semanas después del estreno de la obra en 1865 en Múnich, dando lugar a la leyenda de que el papel está maldito. ¿Piensa en eso en absoluto?

KAUFMANN: Como no soy supersticioso, no me preocupo.