Rusia condiciona renovación de visa a periodista de BBC

Rusia podría renovar una visa para una periodista de la BBC para que vuelva a trabajar en Moscú si las autoridades británicas dan una visa a un periodista ruso, informa el Ministerio de Exteriores ruso

AP Noticias
sábado 14 agosto 2021 22:38
RUSIA-BBC
RUSIA-BBC

Rusia podría renovar una visa para una periodista de la BBC para que vuelva a trabajar en Moscú si las autoridades británicas dan una visa a un periodista ruso, informó el Ministerio de Exteriores ruso el sábado.

Las autoridades de Rusia se han negado a renovar la visa de Sarah Rainsford, corresponsal de la BBC, una medida que equivale a una expulsión inmediata en momentos de tensión entre los dos países y que el gobierno británico y la BBC condenaron el viernes como un ataque a la libertad de prensa.

La vocera del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zakharova, rechazó lo que ella calificó de “acusaciones sin fundamentos y clichés rusofóbicos” de Gran Bretaña e insistió que la medida rusa fue una represalia a la negación del Reino Unido de extender una visa a un corresponsal de la agencia de noticias rusa o cualquiera que lo reemplazara.

Zakharova dijo que el periodista, que no mencionó por nombre, tuvo que dejar Gran Bretaña junto con su familia en el verano de 2019, luego que las autoridades británicas no renovaran su visa aunque él se apegó estrictamente a las reglas oficiales. Además, acusó a las autoridades británicas de también negarse a emitir visas a cualquier otro periodista para reemplazarlo.

“Hemos advertido reiteradamente en diferentes niveles que dicha estrategia es inadmisible y no conciliamos con eso”, dijo Zakharova en una publicación en una aplicación de mensajería. “Los hemos exhortado a revisar la estrategia discriminatoria… y señalamos que si no responderíamos en consecuencia”.

La BBC pidió a Moscú revisar su medida. El director general de la BBC, Tim Davie, dijo que “la expulsión de Sarah Rainsford es un ataque directo a la libertad de prensa que condenamos sin reservas”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad de Naciones condenó la medida como “otra acción injustificada de las autoridades rusas” y negó la acusación de Moscú de tomar medidas discriminatorias contra los periodistas rusos basados en el Reino Unido.

“Los periodistas rusos siguen trabajando libremente en el Reino Unido, siempre y cuando actúen dentro del marco legal y regulatorio”, subrayó.