NY experimenta con el voto múltiple

Nuevo sistema electoral a ser usado en Nueva York evita al votante tener que elegir entre su candidato preferido, que no tiene opciones de ganar, o el mal menor

AP Noticias
lunes 21 junio 2021 19:07
NY VOTO MULTIPLE
NY VOTO MULTIPLE

Una nueva tendencia electoral que está ganando peso en Estados Unidos rinde su examen más importante en las elecciones para alcalde de Nueva York: El electorado no votará solo por su candidato preferido en las primarias del martes, sino que lo hará por hasta cinco candidatos, según su orden de preferencia.

El sistema se basa en la sencilla noción de que la democracia funciona mejor si le gente no tiene que apostar todo a una ficha.

El votante selecciona varios candidatos por orden de preferencia y si su figura preferida no recibe suficientes votos como para ser elegido, todavía puede incidir en el ganador de la contienda.

Es un sistema complejo, que hace difícil pronosticar un ganador y en el que puede tomar más tiempo determinar el vencedor.

¿CÓMO FUNCIONA?

En su versión neoyorquina, el votante elige cinco candidatos, agrupándolos según su preferencia.

Su un candidato que encabeza las papeletas recibe la mitad más uno de los votos, es declarado el ganador, como ocurre hasta ahora.

Pero si nadie saca más de la mitad de los votos, entonces se aplica el nuevo sistema.

Se van haciendo recuentos, y en cada ronda se elimina al que sacó menos votos. Si su candidato preferido es eliminado, entonces su voto va a quien fue su segunda opción.

Se continúa el proceso hasta que quedan solo dos candidatos y el que tenga más votos gana.

Hay 13 candidatos en las primarias demócratas, pero solo dos en las republicanas, por lo que el nuevo sistema no será necesario en este último caso.

¿TOMA MUCHO TIEMPO EL RECUENTO DE VOTOS?

No. Está todo automatizado y se conoce el resultado en muy poco tiempo.

Lo que sí puede complicar las cosas es el voto en ausencia. Debido a la pandemia del coronavirus, se permite a los neoyorquinos votar por correo.

La persona puede despachar su voto hasta el martes y tomará varios días recibirlo y contarlo.

Las autoridades electorales darán resultados parciales al cerrarse las urnas el martes a las nueve de la noche, que incluirán solo la primera selección de las personas que votaron en persona.

Una semana después, el 29 de junio, iniciará la tabulación de votos usando el nuevo sistema y tomando en cuenta solo los votos en persona. Se sabrá quienes quedaron primero y segundo si no hubiese voto por correo.

El 6 de julio se tabularán también los votos en ausencia procesados hasta ese día. Si todavía hubiese votos sin contar o cuestionados, habrá un nuevo recuento el 13 de julio y así se seguirá, con recuentos los martes hasta que haya un ganador.

¿POR QUÉ A LA GENTE LE GUSTA EL VOTO POR ORDEN DE PREFERENCIA?

Un elemento atractivo es que nadie “desperdicia” su voto si elige un candidato sin posibilidades. Y no tiene que decidir si vota por quien quiere o por el mal menor.

Si su candidato no es elegido, el votante todavía puede incidir con sus otras selecciones.

Otra ventaja es que nadie puede ganar con pocos votos. Con el sistema tradicional, una figura marginal puede resultar elegida si hay varios candidatos y el voto está muy dividido, a pesar de no ser bien vista por el grueso del electorado.

Eso es menos probable con el sistema de voto por orden de preferencia. Un candidato puede ser el más votado en la primera ronda, pero perder ante otro que figuró en muchas papeletas como la segunda o tercera opción.

¿QUÉ ES LO QUE NO FUNCIONA BIEN?

El sistema es complejo y más impredecible. El votante tiene que informarse bien.

La transparencia y la confianza pueden causar problemas. Normalmente los candidatos, el público y la prensa ven los votos a medida que son contabilizados y saben quién va adelante y dónde los candidatos tienen más apoyo.

Con el nuevo sistema, será más difícil saber qué está pasando y si el software computa los votos con precisión.

Se puede presentar un escenario en el que un candidato tiene una ventaja cómoda en la noche de la votación pero no aparece mucho como segunda o tercera opción y termina perdiendo. Esto puede hacer que se cuestionen los resultados.