Nicaragua: Detienen a líder estudiantil y otros 5 opositores

La policía de Nicaragua detiene a otros seis dirigentes de la oposición, entre ellos el universitario Lesther Alemán, quien tras las protestas de 2018 instó en público al presidente Daniel Ortega a que se “rindiera”, y el líder campesino y aspirante presidencial Medardo Mairena, según tres organizaciones opositoras

AP Noticias
martes 06 julio 2021 06:56
NICARAGUA
NICARAGUA

La policía de Nicaragua detuvo la noche del lunes a otros seis dirigentes de la oposición, entre ellos el universitario Lesther Alemán, quien tras las protestas de 2018 instó en público al presidente Daniel Ortega a que se “rindiera”, y el líder campesino y aspirante presidencial Medardo Mairena, según denunciaron tres organizaciones opositoras.

La Policía Nacional no ha confirmado de momento ninguno de los arrestos, que fueron denunciados por la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), el Movimiento Campesino y la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN).

Con estos arrestos asciende a 27 el número de opositores aprehendidos en Nicaragua desde fines de mayo pasado, entre ellos seis aspirantes presidenciales que pretendían competir contra Ortega, quien busca su tercera reelección para un cuarto mandato consecutivo a partir de enero próximo.

El Movimiento Campesino informó vía Twitter sobre la detención de Medardo Mairena y de los también líderes campesinos Pedro Mena, Freddy Navas y Pablo Morales. Los cuatro estuvieron encarcelados tras las protestas de 2018, que el gobierno calificó como “un fallido golpe de Estado”.

Por su parte, la organización universitaria AUN reportó el arresto de sus líderes Lesther Alemán y Max Jerez, detenidos en dos sitios diferentes. La activista Dolly Mora, dirigente de AUN, dijo a periodistas que Alemán estaba con su madre en una “casa de seguridad” en Managua, mientras que Jerez estaba en otra casa junto a ella y a la activista Judith Mairena. Ninguna de las mujeres fue detenida, aclaró.

Previo a su arresto, Jerez escribió en Twitter que “la policía del régimen está ingresando a la casa de seguridad donde me resguardo”. “Ni la represión ni la cárcel va a detener la fuerza del pueblo nicaragüense. Seguiremos y seremos libres porque aún hay esperanza”, añadió.

La UNAB, por su parte, distribuyó en las redes sociales afiches con las fotos de los seis detenidos y la consigna de “Libertad”. A diferencia de arrestos anteriores, la Policía Nacional no divulgó ningún comunicado al respecto.

Alemán y Jerez son dirigentes de la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN), creada tras las protestas antigubernamentales que estallaron el 18 de abril de 2018. Este año ellos formaron una alianza electoral con el partido Ciudadanos por la Libertad (CxL) para participar en los próximos comicios.

Un vocero de CxL aseguró que la policía allanó la casa donde fue detenido Lesther Alemán y que “al momento de la captura lo golpearon”. El joven estuvo exiliado durante un año tras las protestas de 2018, luego de recibir amenazas de muerte.

Alemán, que en 2018 era un estudiante de periodismo y tenía 20 años, se convirtió en una figura emblemática de la revuelta social contra Ortega cuando en la primera sesión del diálogo nacional, el 16 de mayo, le dijo al presidente: “Esta no es una mesa de diálogo, es una mesa para negociar su salida, y usted lo sabe bien”. Su discurso fue transmitido en vivo a todo el país y por medios de prensa internacionales.

“Estoy muy nerviosa, todavía no me lo creo”, dijo Dolly Mora visiblemente alterada. Recordó que hace dos semanas los líderes de AUN habían “denunciado asedio y acoso” por parte de policías y paramilitares sandinistas.

“Es un golpe muy duro para nuestra organización, una escalada contra los liderazgos. Esto solo demuestra el miedo que Daniel Ortega le tiene a las elecciones y al pueblo que lo repudia”, agregó la activista universitaria.

Nicaragua vive una crisis que se inició con la rebelión social de 2018, la cual fue sofocada con violencia por policías con un saldo de 328 muertos, más de 2.000 heridos, 1.600 detenidos y más de 100.000 emigrados y exiliados, según cifras de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Ortega, de 75 años, gobernó por primera vez durante la revolución en la década de 1980 y retornó al poder en 2007. Desde entonces se reeligió dos veces (2011 y 2016), en comicios que la oposición calificó como “fraudulentos”.