Nebraska sigue con pena de muerte pese a no tener fármacos

Nebraska ha seguido condenando a pena de muerte a pesar de que no cuenta con los fármacos utilizados en la inyección letal, y es muy probable que no los consiga en años, si es que los consigue

AP Noticias
domingo 09 mayo 2021 18:33
NEBRASKA-PENA DE MUERTE
NEBRASKA-PENA DE MUERTE

En tres ocasiones en los últimos cuatro años, los fiscales de Nebraska han buscado penas de muerte y en cada intento han tenido éxito. Y dentro de unos meses, dos personas más que fueron declaradas culpables por un homicidio espeluznante también podrían recibir esa condena.

Pero a medida que el estado aumenta su población en el pabellón de la muerte, abogados, jueces y funcionarios penitenciarios que supervisan el sistema de pena capital ignoran el hecho de que el estado no cuenta con los fármacos utilizados en la inyección letal y es muy probable que no los consiga en años, si es que los consigue. Aquellos sentenciados a muerte tienen una mayor probabilidad de fallecer por causas naturales que de ser ejecutados.

Mientras Estados Unidos sigue dividido en torno a la pena capital, Nebraska destaca por su peculiar versión de la institución: Sigue aferrada a la idea de ejecutar a los prisioneros, pero no a la parte práctica de hacerlo. El estado se encuentra en medio de un intenso debate entre la legislatura y los activistas sobre cómo enfrentar el tema.

Tal como el reverendo Stephen Griffith, un importante activista en contra de la pena de muerte, lo explicó: “Realmente estamos siendo hipócritas. Decimos que Nebraska tiene pena de muerte cuando, funcionalmente, no la tenemos”.

Veintisiete estados permiten la penal capital, pero muchos han tenido problemas en los últimos años para obtener los fármacos que se utilizan para ejecutar a los reclusos debido a que la mayoría de los fabricantes ahora se rehúsan a suministrarlos. Mientras que otros 12 estados respondieron a la indecisión manteniendo a sus proveedores en secreto, la Corte Suprema de Nebraska desechó su política de secreto luego de que el estado la utilizó para ejecutar a un recluso en 2018.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in