López Obrador confirma muerte de dos migrantes en incidente

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador confirma que dos migrantes fallecieron tras un incidente ocurrido el fin de semana cuando elementos de la Guardia Nacional dispararon contra una camioneta en la que iban 14 migrantes

AP Noticias
miércoles 03 noviembre 2021 17:17
MÉXICO-MIGRANTES
MÉXICO-MIGRANTES

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador confirmó el miércoles que dos migrantes fallecieron tras el incidente ocurrido el fin de semana cuando elementos de la Guardia Nacional dispararon contra una camioneta, en la que iban 14 migrantes, a la que interceptaron en un camino rural del estado sureño de Chiapas

Al lamentar el incidente López Obrador dijo en su conferencia matutina que dio instrucciones para que los elementos de la Guardia Nacional (GN) implicados en el caso sean puestos a disposición de la Fiscalía General “porque perdieron la vida dos migrantes”. En el hecho resultaron heridos otros tres migrantes.

El mandatario no ofreció detalles sobre cuándo ocurrieron las muertes ni precisó la identidad y nacionalidad de los fallecidos.

“Hay otras formas de detener a quienes están violando las leyes”, afirmó López Obrador al cuestionar que los migrantes fueran “baleados por la Guardia Nacional”.

“No hicieron más que salir rápido sin detenerse de frente adonde estaba la patrulla de la Guardia Nacional. No dispararon, no agredieron y los de la Guardia dispararon y eso no se debe hacer”, agregó.

El caso de los migrantes, que inicialmente estaba en manos del Ministerio Público de Chiapas, pasó a la Fiscalía General de la República luego de que se determinó que los elementos de la Guardia Nacional implicados en el hecho “son señalados como sujetos activos” del delito de homicidio calificado y por tanto la competencia del caso es federal.

La Guardia Nacional reconoció a inicios de semana en un comunicado que integrantes de ese cuerpo dispararon a una camioneta con 14 migrantes a bordo por evadir un control. Según el informe los efectivos abrieron fuego cuando el vehículo había intentado embestirlos y vieron en riesgo su integridad.

En la camioneta viajaban nacionales de Cuba y de Ghana, entre ellos, dos menores. Los fallecidos y heridos eran todos cubanos, indicó una autoridad federal.

El conductor fue puesto a disposición de la fiscalía, los heridos trasladados al hospital y los supervivientes quedaron bajo custodia de las autoridades como presuntas víctimas de un delito de tráfico de personas. El cadáver de uno de los fallecidos, un hombre cubano, fue localizado en la parte de atrás de la pick-up con lesiones de arma de fuego, según informaciones a las que tuvo acceso The Associated Press

Según los datos de la fiscalía estatal, en la camioneta también había un arma larga y un cargador. La Guardia Nacional no hizo mención alguna a ese detalle en la explicación que ofreció a los medios. Tampoco mencionó haber visto a nadie armado en la camioneta ni haber recibido disparos. Sí afirmó que su personal, armamento y equipo estaba a total disposición de los investigadores.

Los migrantes supervivientes indicaron en sus declaraciones que nadie del vehículo en el que viajaban estaba armado, dijo una de las personas conocedoras de la investigación. Sin embargo, fotos que están en la carpeta de las pesquisas muestran a un migrante muerto, boca abajo y con el arma larga bajo su cuerpo.

El incidente ocurrió en un área de ranchos ganaderos, bastante despoblada y muy cerca de la zona por la que estos días transita una caravana de migrantes, aunque los implicados en el letal evento no pertenecían al grupo de pocos miles que salió el 23 de octubre de Tapachula, casi en la frontera con Guatemala y avanza caminando hacia Ciudad de México

Según la explicación de la Guardia Nacional del lunes, tres vehículos evadieron un control de seguridad en la zona y los agentes salieron en su busca. En un camino de tierra, la Guardia se encontró de frente con una de las camionetas, que no atendió la orden de detenerse e “intentó embestir a los elementos”. Los agentes, al ver “en riesgo inminente su integridad, accionaron sus armas para detener el vehículo”. Aunque tanto el chofer como los pasajeros intentaron escapar, no lo consiguieron.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos -que vigila la actuación de los funcionarios públicos- también ha abierto una investigación sobre lo ocurrido.