Líder republicano reclama destitución de Luz Cheney

El número dos del bloque republicano en la Cámara de Representantes reclama la destitución de Liz Cheney, la número tres

AP Noticias
miércoles 05 mayo 2021 14:49
REPUBLICANOS DIVIDIDOS
REPUBLICANOS DIVIDIDOS

El número dos del bloque republicano en la Cámara de Representantes de Estados Unidos reclamó el miércoles la destitución de Liz Cheney la número tres, dándole impulso a la campaña para derribarla debido a sus reiterados enfrentamientos con el expresidente Donald Trump

Lo que aparenta ser una escaramuza entre dirigentes del partido minoritario que trata de recuperar la mayoría se ha vuelto algo más profundo para los republicanos y el país. El partido de Abraham Lincoln está ante la decisión de permitir las denuncias falsas de Trump sobre la elección de Biden o bien, como sostiene Cheney, obligarlo a rendir cuentas porque el país no puede “encubrir” el papel del expresidente en el mortífero asalto al Capitolio del 6 de enero.

El representante Steve Scalise dijo a través de su vocera Lauren Fine que respalda a la representante Elise Stefanik, de Nueva York, para reemplazar a Cheney en el puesto. La declaración pública del representante de Luisiana fue el primer llamado explícito de un líder republicano a destituir a Cheney.

Cheney ha provocado la ira de los republicanos por chocar reiteradamente con Trump y en particular por rechazar su denuncia falsa de que le robaron la elección de 2020.

“Los legisladores republicanos deben enfocarse exclusivamente en recuperar la Cámara en 2022 y luchar contra el plan socialista radical de la presidenta (de la cámara Nancy) Pelosi y el presidente (Joe) Biden, y Elise Stefanik está decididamente comprometida con eso, por eso Scalise le ha prometido su respaldo para la presidencia de la Conferencia” republicana, dijo Fine en un comunicado.

El líder del bloque, Kevin McCarthy dijo el martes que la base republicana duda de la “capacidad (de Cheney) para cumplir su tarea” debido a sus declaraciones públicas sobre Trump.

Stefanik, de 36 años, ha sido uno de los partidarios más firmes de Trump en el Congreso, sobre todo entre las mujeres. Varios republicanos la habían mencionado entre los postulantes para el puesto, pero el respaldo de Scalise la convierte en favorita.

Cheney es la mujer de mayor jerarquía en la conducción republicana. Destituirla y no reemplazarla por otra mujer podría ser perjudicial para un partido que atrae pocos votos entre las mujeres.

El futuro político de Cheney estaba en peligro desde que McCarthy indicó que dejaría de protegerla de quienes buscan su destitución. La votación para quitarle el puesto podría realizarse la semana próxima.

La división refleja una disputa por el futuro del partido en un mundo post-Trump. McCarthy y Cheney representan dos alternativas.

McCarthy, que sería el presidente de la cámara si los republicanos ganaran la mayoría, quiere mantener a los seguidores de Trump en actividad dentro del partido y atraer nuevos partidarios. Cree que eso se logra si Trump sigue participando, por eso corre al club privado del expresidente en Florida para pedir su apoyo y se jacta de la relación con el hombre que lo llama “mi Kevin”.

Cheney, por el contrario, sostiene que el Partido Republicano debe liberarse de la política que representa Trump, con sus matices nacionalistas y autoritarios, para regresar a sus raíces conservadoras y atraer a los votantes que lo desertaron por Biden.