Jefe ACNUR dice que se necesita estabilidad en Afganistán

La comunidad internacional y el Talibán tendrán que encontrar una forma de tratar entre ellos para estabilizar Afganistán, dice Filippo Grandi, jefe de la agencia de Naciones Unidas para los refugiados

AP Noticias
miércoles 15 septiembre 2021 07:16
Afganistan
Afganistan

La comunidad internacional y el Talibán tendrán que encontrar una forma de tratar entre ellos para estabilizar Afganistán dijo el jefe de la agencia de Naciones Unidas para los refugiados el martes.

En una entrevista con The Associated Press Filippo Grandi señaló que el mundo enfrenta una decisión difícil: debe encontrar el equilibrio entre el peligro de que un Afganistán aislado caiga en la violencia y el caos, y el campo de minas político que supondría respaldar un gobierno encabezado por los insurgentes.

“La comunidad internacional tendrá que equilibrar el pragmatismo, la necesidad de mantener a Afganistán estable y viable, y las consideraciones políticas que supondrían respaldar a un gobierno liderado por el Talibán", afirmó Grandi.

El Talibán derrocó al gobierno afgano, respaldado por Estados Unidos el 15 de agosto. Han enfrentado críticas internacionales por formar un ejecutivo interno integrado únicamente por miembros del grupo a pesar de sus promesas de inclusión. Gobiernos de todo el mundo han dicho que no reconocerán a los nuevos gobernantes hasta que haya un liderazgo más inclusivo.

Grandi apuntó que se necesita un compromiso urgente para evitar un colapso económico que podría generar violencia y caos y podría provocar un éxodo masivo. Un hundimiento de la ya frágil economía afgana salpicaría a sus vecinos y se propagaría por todo el mundo, añadió.

“Es urgente. Este no es uno de esos temas de desarrollo que se pueden discutir durante cinco años antes de llegar a una conclusión, pero requerirá compromisos por parte de todos", añadió el máximo responsable de ACNUR. “Creo que la comunidad internacional tendrá que adaptar algunas de sus normas más estrictas sobre el trabajo con gobiernos... y el Talibán tendrá que hacer concesiones también”.

Grandi dijo que se reunió con ministros talibanes y que lo escucharon. Tienen discusiones entre ellos, lo que sugiere que algunos podrían estar abiertos a un enfoque menos duro, menos restrictivo que su último gobierno, apuntó añadiendo que serán juzgados por sus acciones.

La tarea de satisfacer las necesidades humanitarias del país cuenta con un apoyo global, agregó, como indican los 1.200 millones de dólares recaudados por la ONU el lunes.

Según Grandi, la ayuda humanitaria debe entregarse pronto para que la población esté alimentada y protegida ante la proximidad del invierno.

Aunque el mundo está unido para hacer llegar la ayuda allí, el desafío logístico es enorme en un país que no tiene siquiera un sistema bancario operativo. A diario, miles de personas esperan ante os bancos en la capital, Kabul, con la esperanza de tener la oportunidad de retirar el máximo semanal permitido, 200 dólares.

Naciones Unidas ha advertido que para final de año el 97% de los afganos vivirá bajo el umbral de la pobreza.

Más de 3,5 millones de personas han tenido que dejar sus casas por los combates en los últimos años, y más de medio millón solo en el último mes. Muchos viven en campamentos improvisados en parques de Kabul. Docenas de familias se refugian bajo sábanas andrajosas atadas con cuerdas.

En el parque Shahr-e-Now de la ciudad, 63 familias viven en condiciones de miseria, muchos de los niños están enfermos y el único baño portátil hace tiempo que excedió su capacidad. Las mujeres se asean detrás de una cortina maloliente.

Las condiciones solo empeorarán a medida que se acerca el invierno, dijo Grandi, quien está tratando de proporcionar refugios.

“Esta crisis política y militar, este cambio de gobierno que ha ocurrido ha sorprendido a la población en el peor momento posible, saliendo de años de inseguridad", apuntó. “Es por eso que es tan difícil abordarla ahora”.