Funeral en Ucrania de un activista que también era soldado

Las amapolas, que cubrieron los campos de batalla de las dos guerras mundiales en Europa, fueron depositadas sobre el féretro de otro soldado muerto, esta vez en otra guerra europea, en Ucrania

UCRANIA-GUERRA
UCRANIA-GUERRA

Las amapolas, que cubrieron los campos de batalla de las dos guerras mundiales en Europa, fueron depositadas el sábado sobre el féretro de otro soldado muerto, esta vez en otra guerra europea, en Ucrania.

Entre los centenares de dolientes por Roman Ratushnyi, de 24 años, estaban amigos que protestaron junto con él durante meses de manifestaciones que derrocaron al presidente prorruso en 2014 que, como él, se alzaron en armas cuando Moscú lanzó la invasión de su vecino en febrero.

Su corta vida simbolizó la de las generaciones posteriores a la independencia en Ucrania que están sacrificando sus mejores años por la causa de la libertad. Primero, con resistencia y decenas de vidas contra la brutal policía antimotines durante las protestas en la plaza Maidán de 2013-2014 y ahora con armas y más vidas contra las tropas rusas.

“¡Los héroes nunca mueren!”, gritaron amigos, familiares y admiradores gritaron mientras el féretro de Ratushnyi era colocado en una carroza fúnebre en una plaza de la capital ucraniana, ahora decorada con tanques y blindados rusos destruidos. Sus chasis calcinados contrastaban con las cúpulas doradas de una catedral adyacente en la que los sacerdotes habían cantado rezos por Ratushnyi, que era muy conocido en Kiev por su activismo cívico y ambiental.

Desde la plaza, centenares de personas caminaron en silencio detrás del féretro hacia Maidán, o Plaza de la Independencia. La vasta plaza en el centro de Kiev dio su nombre a los tres meses de protestas que culminaron con el derrocamiento del presidente Viktor Yanukovich en 2014 y que ayudaron a alimentar el despertar patriótico y político de los ucranianos nacidos tras la independencia en 1991.

“Ratushnyi tenía “un corazón lleno de amor por Ucrania”, afirmó Misha Reva, en uniforme de soldado y quien viajó desde el frente de la guerra para decirle adiós al amigo a quien conoció en Maidán, en medio de las protestas. Ratushnyi tenía entonces 16 años, Reva apenas veintitantos. Fue Ratushnyi quien le presentó a Reva a la mujer que ahora es su esposa, también en la plaza.

Reva dijo que Ratushnyi se inscribió para pelear el primer día de la invasión rusa, el 24 de febrero. Tras participar en la defensa de Kiev en las primeras semanas, se sumó a una brigada del ejército, para la que realizó trabajos de inteligencia militar, dijo su amigo. Cayó muerto el 9 de junio cerca de la ciudad de Izyum, en el frente oriental de la guerra, de acuerdo con el grupo ambientalista que Ratushnyi dirigía en Kiev.

“Él tenía una personalidad muy grande”, afirmó Reva. “Es una gran pérdida para Ucrania”.

Durante la ceremonia en su memoria, sonaron las alarmas de ataque aéreo, algo diario en Kiev, que ahora está en una paz relativa, con la guerra ardiendo al sur y el este del, país.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in