Fiscales terminan de presentar su caso en juicio a R. Kelly

Los fiscales en el juicio por tráfico sexual de R. Kelly terminan de presentar su caso después de llamar durante el mes pasado a docenas de testigos que apoyaron las acusaciones del gobierno contra el cantante con detalles escabrosos

AP Noticias
lunes 20 septiembre 2021 18:05
VIOLENCIA SEXUAL-R KELLY
VIOLENCIA SEXUAL-R KELLY

Los fiscales en el juicio por tráfico sexual de R. Kelly terminaron de presentar su caso el lunes después de llamar durante el mes pasado a docenas de testigos que apoyaron las acusaciones del gobierno contra el cantante con detalles escabrosos.

Varias mujeres y dos hombres declararon sobre cómo Kelly los preparó para tener sexo no deseado y los atormentó psicológicamente, principalmente cuando eran adolescentes, en incidentes que datan de la década de 1990. Sus versiones fueron respaldadas al menos en parte por exempleados del cantante cuyos testimonios sugieren que esencialmente se les pagó para hacerse la vista gorda o habilitarlo activamente.

La defensa ahora comenzará a llamar a los exempleados de Kelly en un esfuerzo por poner en duda los relatos de algunos de los acusadores.

Los abogados de Kelly deben encontrar maneras de contrarrestar el testimonio de los acusadores que alegan una serie de malas conductas que abarcan tres décadas. Entre los cuadros inquietantes: su séquito encerró a una pasante de una estación de radio en una habitación donde él la agredió sexualmente mientras ella se desmayaba; testigos afirman que Kelly les contagió herpes sin revelar que tenía una ETS; Kelly filmó un video de una presunta víctima en la que aparece untándole heces en la cara como castigo por romper reglas arbitrarias destinadas a proteger su frágil ego.

Una gran parte de las declaraciones se centraron en un escándalo tristemente célebre que involucra a su presunta víctima más joven y famosa: la estrella del R&B Aaliyah. Uno de los últimos testigos describió haber visto a Kelly abusando sexualmente de Aaliyah alrededor de 1993, cuando ella tenía 13 o 14 años. los explotó cuando eran menores de edad. La excorista también le dijo al jurado que Kelly abusó sexualmente de ella cuando tenía 15 años, una más en una serie de acusadores que dicen que los explotó cuando eran menores de edad.

El jurado había escuchado previamente evidencia sobre un plan de matrimonio fraudulento ideado para proteger a Kelly después de que temiera haber dejado embarazada a Aaliyah. Una licencia de matrimonio que se presentó como prueba indicaba falsamente que la cantante tenía 18 años; Kelly tenía 27 en ese momento.

Aaliyah, cuyo nombre completo era Aaliyah Dana Haughton, trabajó con Kelly, quien escribió y produjo su álbum debut de 1994 “Age Ain’t Nothing But A Number”. Murió en un accidente aéreo en 2001 a los 22 años.

El último testigo del gobierno fue una experta en relaciones abusivas. Dawn Hughes testificó sobre estudios que muestran que muchos abusadores aíslan, degradan, subyugan y espían sistemáticamente a sus víctimas como medio de control, todas tácticas supuestamente utilizadas por Kelly. En términos generales, no es inusual que personas poderosas como Kelly estén rodeadas de subordinados que “lo sabían y no hicieron nada”, dijo Hughes.

El acusado de 54 años, cuyo verdadero nombre es Robert Sylvester Kelly, se declaró inocente de cargos de extorsión que lo acusaban de dirigir una empresa con sede en Chicago con gerentes, guardaespaldas y otros empleados que lo ayudaron a reclutar y transportar a sus víctimas. El viaje violó la Ley Mann, que hace que sea ilegal transportar a cualquier persona a través de las fronteras estatales “con cualquier propósito inmoral”, la misma ley que envió a prisión al ídolo del rock Chuck Berry en 1959.

Kelly ha rechazado con vehemencia los cargos, alegando que las mujeres eran groupies que querían aprovechar su fama y fortuna hasta que el movimiento #MeToo las puso en su contra.

Curiosamente, miembros de la prensa y el público en realidad no han visto en persona a Kelly, quien está detenido, desde que comenzó el juicio el 18 de agosto. La jueza federal de distrito Ann Donnelly ha prohibido a personas que no están directamente involucradas en el caso en la sala del tribunal debido a la pandemia de coronavirus.

Los observadores están restringidos a una sala de tribunal desbordada, tratando de seguir el caso a través de una transmisión de video.