Etiopía: fuerzas de seguridad mataron a más de 75 personas e hirieron a cerca de 200 durante disturbios étnicos

Las fuerzas de seguridad etíopes mataron a más de 75 personas e hirieron a cerca de 200 durante los letales disturbios étnicos de junio y julio tras el asesinato de un popular cantante, según la Comisión de Derechos Humanos de Etiopía

AP Noticias
viernes 01 enero 2021 14:43
AFR-GEN ETIOPIA-VIOLENCIA
AFR-GEN ETIOPIA-VIOLENCIA

Las fuerzas de seguridad etíopes mataron a más de 75 personas e hirieron a cerca de 200 durante los letales disturbios étnicos de junio y julio tras el asesinato de un popular cantante, dijo la Comisión de Derechos Humanos de Etiopía el viernes.

Según el reporte, un total de 123 personas murieron y al menos 500 resultaron heridas en uno de los peores brotes de violencia étnica registrados en el país en los últimos años, un “ataque generalizado y sistemático” contra civiles que apunta a crímenes de lesa humanidad. Algunas víctimas fueron decapitadas, torturadas o arrastradas por las calles por los agresores.

La violencia étnica es uno de los principales desafíos del primer ministro, Abiy Ahmed, quien ganó el Premio Nobel de la Paz y ha pedido unidad nacional entre los más de 80 grupos étnicos en el segundo país más poblado de África.

Los disturbios de junio y julio se produjeron luego del asesinato de Hachalu Hundessa, que había sido una voz destacada en las protestas antigubernamentales que derivaron en la llegada al poder de Abiy en 2018 y en el anuncio de amplias reformas políticas. Sin embargo, esos cambios allanaron el camino para la aparición de agravios étnicos y de otro tipo.

La comisión halló que durante las movilizaciones por la muerte de Hachalu, los “civiles fueron atacados dentro de sus casas por agresores individuales y en grupo, y fueron golpeados y asesinados en las calles de una forma brutal y cruel con palos, cuchillos, hachas, barras de hierro afiladas, piedras y cables eléctricos".

Más de 6.000 personas se vieron desplazadas y al menos 900 propiedades fueron saqueadas, quemadas o vandalizadas, apuntó el reporte. Los ataques solían tener como objetivo a miembros de la etnia amhara o a cristianos ortodoxos.

“Aunque es comprensible que las fuerzas de seguridad tenían la desafiante tarea de restaurar el orden frente a una violencia tan generalizada, la proporcionalidad de la fuerza empleada en algunos contextos es ampliamente cuestionable", añadió el informe.

Como ejemplo, en varias comunidades, “la comisión constató que hubo personas que murieron por heridas de bala en la cabeza, por disparos en la zona del pecho o en la espalda. Gente que no participó en las protestas — transeúntes, personas que observaban desde la puerta de sus casas, jóvenes, ancianos que trataron de mediar, personas con enfermedades mentales e incluso agentes de policía — también perdieron la vida”.

En otros casos, la comisión encontró que “las autoridades locales y de seguridad no respondieron a las repetidas peticiones de ayuda de las víctimas, a las que se les dijo ‘que los altos mandos no dieron orden de intervenir’... Sobrevivientes y testigos también relatan como a veces la policía se quedó mirando mientras ocurrían los ataques”.

Algunos observadores han advertido de la vuelta de medidas represivas en Etiopía mientras las autoridades luchan contra el discurso de odio y la violencia étnica.

Los disturbios no estuvieron relacionados con el conflicto en la región de Tigray, en el norte del país, que comenzó a principios de noviembre, pero fueron otro indicio de las tensiones en el país de cerca de 110 millones de habitantes ubicado en el corazón del Cuerno de África.

Una vocera de Abiy no comentó el reporte de inmediato, y la comisión no dijo cuál había sido la respuesta del gobierno. El reporte incluyó entrevistas con funcionarios gubernamentales y miembros de las fuerzas de seguridad, además de visitas a unas 40 comunidades.