Encuentro Biden-Erdogan llega en momentos de tensión

El presidente Joe Biden y su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan se conocen desde hace años, pero su reunión del lunes será la primera como jefes de estado

AP Noticias
domingo 13 junio 2021 19:32
TURQUIA-EEUU
TURQUIA-EEUU

El presidente Joe Biden y su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan se conocen desde hace años, pero su reunión del lunes será la primera como jefes de estado. Y llega en un momento particularmente tenso para las relaciones entre ambos países.

La lista de desacuerdos es inusualmente larga para los dos aliados de la OTAN: Estados Unidos apoya a los combatientes kurdos en Siria y Turquía comprará un sistema de armas ruso. Y en abril, Biden enfureció a Ankara al declarar que la matanza y deportación de armenios en la era otomana era un “genocidio”.

Sin embargo, Erdogan no respondió de inmediato a Washington. La respuesta silenciosa sugiere que él quiere una buena relación con Biden, dijo Rachel Ellehuus, analista del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, en Washington.

“Sobre todo porque él necesita esa relación económica con Estados Unidos y la apariencia de una relación de cooperación para retener su base”, dijo Ellehuus.

Erdogan, en el poder durante 18 años como primer ministro y luego presidente, participaría en la cumbre de la OTAN en Bruselas, donde el lunes tendrá reuniones por separado con Biden, el presidente francés Emmanuel Macron, la canciller alemana Angela Merkel, el primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis y el primer ministro británico Boris Johnson se alinearon durante la cumbre del lunes.

Quien al parecer no está en la lista de Erdogan es el primer ministro italiano Mario Draghi, quien llamó “dictador” al presidente turco a principios de este año, provocando una disputa diplomática. Draghi se rió nerviosamente el domingo cuando se le preguntó acerca de ver a Erdogan por primera vez desde entonces, pero insistió en el “muy importante” papel de Turquía en la OTAN.

Erdogan ha reducido su retórica antioccidental mientras su gobierno lidia con una recesión económica agravada por la pandemia de coronavirus.