El papa promete reparación a los pueblos indígenas de Canadá

El papa Francisco critica duramente a los misioneros católicos que apoyaron “políticas opresivas e injustas” contra los pueblos indígenas en Canadá

El papa Francisco criticó duramente el viernes a los misioneros católicos que apoyaron “políticas opresivas e injustas” contra los pueblos indígenas y prometió buscar la verdad y reparación, al poner fin a su peregrinación por Canadá en un encuentro con delegaciones nativas y una visita a territorio inuit en Nunavut, en el extremo norte del país.

Francisco recibió a víctimas de los internados del este de Canadá en la residencia del arzobispo en la ciudad de Quebec para reiterar sus disculpas por los abusos sufridos en esas instituciones. Desde fines del siglo XIX hasta la década de 1970, más de 150.000 niños indígenas fueron sustraídos por la fuerza de sus hogares y enviados a internados dirigidos por la Iglesia católica a fin de separarlos de sus culturas y asimilarlos en la sociedad cristiana canadiense.

El gobierno canadiense ha dicho que en las escuelas reinaban los abusos físicos y sexuales. Francisco pidió el jueves perdón por el mal que causaron los abusos sexuales cometidos por el clero contra personas jóvenes y vulnerables. Expresó un compromiso irreversible de que nunca volverá a suceder.

El papa espera que su gira por Canadá para pedir perdón ayudará a la reconciliación de la Iglesia católica con los pueblos indígenas y ha prometido seguir el camino de las reparaciones como expiación de los males del pasado. Sus ofertas de disculpas han recibido respuestas diversas: algunas víctimas las han acogido de buen grado, mientras que otros dicen que se debe hacer mucho más para corregir los males del pasado y obtener justicia.

Francisco habló a las delegaciones en la ciudad de Quebec con espíritu penitencial, para expresarles el dolor que lleva por “el mal que no pocos católicos les causaron, apoyando políticas opresivas e injustas”.

Francisco, que en este viaje se ha visto obligado a andar en silla de ruedas debido al dolor en los ligamentos de sus rodillas, dijo: "he venido como peregrino, con mis limitadas posibilidades físicas, para dar nuevos pasos adelante con ustedes y para ustedes; para que se prosiga en la búsqueda de la verdad, para que se progrese en la promoción de caminos de sanación y reconciliación, para que se siga sembrando esperanza en las futuras generaciones de indígenas y no indígenas, que desean vivir juntos fraternalmente, en armonía”.

Horas más tarde, Francisco llevará ese mensaje a Iqaluit, la capital de Nunavut, un territorio vasto sobre el círculo ártico. Su población, de unos 40.000 habitantes, es inuit en su mayoría.

Allí prevé reunirse con sobrevivientes de escuelas residenciales en una escuela primaria en Iqualit y luego hablar con jóvenes y ancianos inuit en el acto final del viaje.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in