China bloquea fusión de plataformas de videojuegos

China impide  la fusión de dos plataformas de videojuegos en streaming, Douyu y Huya, tras una investigación antimonopolio

AP Noticias
sábado 10 julio 2021 07:40
CHINA-VIDEOJUEGOS
CHINA-VIDEOJUEGOS

China impidió el sábado la fusión de dos plataformas de videojuegos en streaming, Douyu y Huya, tras una investigación antimonopolio.

El anuncio surge en momentos en que China está intensificando su supervisión de las principales compañías tecnológicas del país.

Huya y Douyu — proveedoras de videojuegos en vivo mediante streaming, parecido a lo que hace Twitch en Estados Unidos — son dos de las más grandes compañías de ese sector dentro de China, y ambas cuentan con financiamiento de la empresa de juegos Tencent.

La Agencia Reguladora de Mercados de China afirmó en un comunicado que una fusión entre Huya y Douyu le daría a Tencent control sobre sobre la firma resultante.

“Desde el punto de vista de distintos indicadores como ganancias, número de usuarios, recursos de streaming, la proporción es sustancial y se prevé la eliminación o la supresión de la competencia”, indicó el ente regulador.

Las autoridades han intensificado la vigilancia sobre las mayores compañías tecnológicas de China ante temores de que incurran en conductas monopólicas, de que alcancen un tamaño excesivo o que usen inapropiadamente los datos de sus millones de usuarios.

La semana pasada, el gobierno ordenó una investigación sobre la empresa de transportes por apps Didi Global Inc. También está siendo investigada Meituan, plataforma para pedido de comidas online, por sospecha de conductas monopólicas y por esa misma causa la empresa de ventas por internet Alibaba fue multada en 2.800 millones de dólares.

La agencia reguladora manifestó que la prohibición a la fusión entre Huya y Douyu es la primera vez que las autoridades impiden la concentración de mercado en el sector internet.

Las dos compañías anunciaron que octubre que se fusionarían, pero los reguladores advirtieron que el pacto de 6.000 millones de dólares tenía que ser revisado.