California: Se suicida guardia carcelario que hizo denuncias

Un guardia de una prisión de California se quita la vida después de que denunciara actos de corrupción y acoso ante las autoridades y cooperara con abogados que demandaron al estado, reporta un periódico

AP Noticias
jueves 07 octubre 2021 03:22

Fuga de petróleo en California se califica como una de las peores en la historia reciente

Un guardia de una prisión de California se quitó la vida después de que denunciara actos de corrupción y acoso ante las autoridades y cooperara con abogados que habían demandado al estado, reportó el miércoles un periódico.

El sargento Kevin Steele, de 56 años, escribió este año memorandos a altas autoridades carcelarias en los que afirmó que guardias colegas suyos en la unidad de investigaciones de la Prisión Estatal de California, en Sacramento, habían falsificado documentos y sembrado drogas y armas a reclusos.

Dos abogados dijeron al diario The Sacramento Bee que Steele también trabajaba con ellos en casos en los que según él se había falsificado o encubierto evidencia.

Steele fue encontrado sin vida el 20 de agosto en el condado Miller, en Missouri, adonde había ido después de que le impidieran ingresar a la prisión durante lo que autoridades carcelarias dijeron era una investigación relacionada con mala conducta. El forense del condado determinó que la muerte de Steele fue por suicidio.

Un segundo miembro de la misma unidad de investigaciones que se había quejado de acoso y represalias, Valentino Rodriguez, de 30 años, murió hace un año de una sobredosis accidental de fentanilo en su casa en West Sacramento.

Toda la unidad, encargada de investigar los delitos cometidos dentro de la prisión, ha sido reemplazada, y 10 de sus agentes enfrentan medidas disciplinarias en relación con la muerte de Rodriguez, declaró Dana Simas, portavoz del departamento de prisiones, al periódico.

Los empleados de la cárcel enfrentan investigaciones del FBI y del departamento de prisiones.

“Nos tomamos muy en serio cualquier denuncia de mala conducta por parte del personal, y trabajamos duro para garantizar que haya rendición de cuentas cuando las acusaciones son fundadas", señaló Simas en un correo electrónico a The Bee.

John Balazs, abogado de un miembro de una pandilla de supremacistas blancos en la prisión que enfrenta cargos federales, dijo que Steele era su fuente confidencial para declaraciones en documentos judiciales que él presentó y en los que afirmaba que su cliente podría ser asesinado en la prisión de máxima seguridad conocida como New Folsom.

La fuente, que él ahora dice era Steele, le informó que guardias “deshonestos” sembraban armas y drogas en las celdas de los reclusos para obtener más tiempo extra, propagaban rumores falsos y pasaban información privada de los expedientes de los presos a otros reclusos en violación a una política del departamento, “y en al menos dos ocasiones han estado involucrados directamente en el asesinato de un interno de la Prisión Estatal de California, en Sacramento”, señaló Balazs en su documento presentado ante la corte.

Balazs indicó que guardias permitieron a presos “ensayar una fuga” una semana antes de que dos reclusos asesinaran a otro que estaba esposado a una silla, y dijo que Steele le informó eso.

En un memorando fechado en enero dirigido al alcaide de la prisión, Jeffrey Lynch, y obtenido por The Bee, Steele señaló que había alertado a los supervisores sobre “inconsistencias” de ese homicidio, con el respaldo de entrevistas grabadas.

El periódico señaló previamente que, según los fiscales, la fuente confidencial fue entrevistada por el FBI y no tenía conocimiento directo de actos ilegales, sino que se basaba en un informe y otra evidencia, incluido un video.

En un memorando de febrero dirigido a la secretaria de prisiones Kathleen Allison, Steele alegaba que las autoridades de la cárcel habían respondido con “indiferencia” a sus informes sobre mala conducta y a la “victimización” de Rodriguez.

“No soy un empleado disgustado que busca venganza”, escribió Steele a Allison. “¡En cambio, fui testigo de una USI (Unidad de Servicios de Investigación) que se vio inmersa en corrupción y vi cómo la integridad fue obligada a doblegarse ante el terror y el temor de represalias!”

Balazs dijo que Steele también le dijo que las acusaciones de que su cliente, Brant Daniel del grupo supremacista blanco Aryan Brotherhood, planeaba matar a un guardia con un cuchillo improvisado que fue hallado en su celda son falsas.

Un segundo abogado, Steve Glickman, le dijo a The Bee que Steele le informó que se había suprimido evidencia en el caso del fallecimiento de un reo de 29 años que fue hallado muerto en su celda.