Cadena qatarí retiene derechos de transmisión de la Premier

La cadena de televisión deportiva de Qatar retiene los derechos para transmitir todos los partidos de la Liga Premier inglesa en Medio Oriente por tres años más, en medio de una prolongada disputa con Arabia Saudí sobre la piratería de su señal

AP Noticias
jueves 17 diciembre 2020 16:33
PREMIER-DERECHOS
PREMIER-DERECHOS

La cadena de televisión deportiva de Qatar retuvo el jueves los derechos para transmitir todos los partidos de la Liga Premier inglesa en Medio Oriente por tres años más, en medio de una prolongada disputa con Arabia Saudí sobre la piratería de su señal.

beIN Sports, con sede en Doha, ha buscado por la vía penal que se prohíba a las autoridades saudíes facilitar presuntamente el robo de su señal como parte del poder del boicot económico y diplomático impuesto por los países del Golfo a Qatar.

La disputa contribuyó al fracaso de un intento del fondo soberano de inversión de Arabia Saudí de comprar al club inglés Newcastle este año.

Hubo reportes no verificados de que Arabia Saudí se preparaba para lanzar su propia oferta para transmitir partidos en la región, pero la Liga Premier acordó el jueves en una reunión de clubes otorgar a beIN otro acuerdo de 500 millones de dólares por tres años por los derechos de transmisión de todos los 380 partidos en Medio Oriente y África del Norte de 2022 a 2025.

La red beIN no tiene autorización para operar en Arabia Saudí, que este año fue acusado por la Organización Mundial del Comercio (OMS) de facilitar la piratería al bloquear los intentos para impedir el robo de señal de la emisora ilegal beoutQ.

“Este acuerdo muestra que los dueños de los derechos que hacen el máximo esfuerzo por proteger su propiedad intelectual también hacen el máximo esfuerzo por proteger el valor de sus derechos de transmisión”, afirmó el presidente de beIN, Nasser Al-Khelaifi, en un comunicado de la Liga Premier.

Arabia Saudí rompió relaciones con Qatar en 2017 junto con los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin debido a acusaciones de que Doha respalda el extremismo. El pequeño país adinerado, que será sede de la Copa del Mundo 2022, niega las acusaciones.