Brasil: Mineros ilegales se dispersan en el Amazonas

Cientos de barcazas de mineros ilegales que dragan en busca de oro navegan a lo largo del río Madeira en la Amazonía brasileña, y los investigadores indican que representan un riesgo de contaminación _ en parte por su uso de mercurio tóxico _ para el medio ambiente en general

BRASIL-AMAZONIA-MINERÍA CLANDESTINA
BRASIL-AMAZONIA-MINERÍA CLANDESTINA

Cientos de barcazas de mineros ilegales que dragaban en busca de oro navegaban el viernes a lo largo del río Madeira en la Amazonía brasileña, y los investigadores dijeron que representan un riesgo de contaminación — en parte por su uso de mercurio tóxico — para el medio ambiente en general.

Las primeras barcazas fueron detectadas esta semana en el municipio de Autazes, a unos 120 kilómetros (70 millas) de Manaos, la capital del estado de Amazonas

Es común ver grupos más pequeños de barcazas en los ríos de la región, pero el más reciente atrajo atención internacional esta semana cuando Greenpeace y la prensa publicaron imágenes de varias hileras de balsas.

El vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourão, anunció una inminente operación policial en la zona, ante lo cual los mineros se dirigieron a otra parte del río el viernes en la mañana.

El minero Thiago Bitencourt Gomes, vestido con sólo unos pantaloncillos y chanclas, le dijo el viernes a The Associated Press que unas 400 barcazas — aproximadamente 3.000 personas — se reunieron en la zona luego de que un minero encontrara oro y le avisara a los demás.

“Aquí todos se conocen. Todos somos amigos, todos estamos relacionados”, dijo el hombre de 28 años de edad cuyo padre, tíos, tías y primos también formaban parte del contingente.

Las balsas con paredes de madera, algunas equipadas con internet satelital y unidades de aire acondicionado, estaban atadas entre ellas, formando hileras de casas en el ancho y lodoso río Madeira, un gran afluente que desemboca en el vasto Amazonas, río abajo desde Manaos. Los mineros, llamados garimpeiros, y sus familias viven, comen y trabajan en las barcazas, algunos acompañados de sus perros y otras mascotas.

“Sabemos que según la ley, somos ilegales. Pero todos necesitamos proveer a nuestras familias”, dijo Gomes, y agregó que los mineros les han pedido reiteradamente a los políticos que legalicen su actividad, pero ha sido en vano.

Otro garimpeiro dijo que una barcaza reunió unos 60 gramos de oro — con un valor aproximado de 3.500 dólares de ser puro — en 40 horas de trabajo. Con frecuencia los mineros se turnan para trabajar 24 horas al día.

Los ambientalistas están alarmados por el hecho de que los garimpeiros usan mercurio para separar el oro del sedimento que succionan del lecho del río y el proceso despide vapores tóxicos, además de que parte se derrama al río.

Una vez en el torrente, cae al fondo y entra a la cadena alimenticia, contaminando pescados, camarones, tortugas y otra vida marina hasta 500 kilómetros (unas 300 millas) río abajo, dijo Paulo Basta, investigador del centro científico gubernamental Fiocruz.

Basta indicó que hay fuertes evidencias de contaminación por mercurio vinculada a problemas cognitivos, alteración de los sentidos e hipertensión, y señaló que los mismos mineros corren alto riesgo de exposición.

“Toma el mercurio en sus manos o lo pone dentro de su bolsa. Se filtra, cae en su pierna y se contamina a través de la piel. Pero la forma más grave de contaminación es al inhalar el vapor del mercurio, que entra a los pulmones”, dijo Basta.

Los garimpeiros le dijeron a la AP que no derraman el mercurio, que es caro, al agua, sino que lo intentan recuperar y reutilizar.

Fiscales federales del estado de Amazonas pidieron el miércoles que las autoridades federales y estatales coordinen una respuesta y desmantelen el asentamiento ilegal en 30 días.

La policía federal respondió con un breve comunicado diciendo que está enterada de la situación y evalúa las opciones.

Los mineros le dijeron a la AP el viernes que ninguna autoridad los había contactado. Pero ante el temor de un operativo, se fueron de Autazes y continuaron su recorrido por el río. Las barcazas, empujadas por lanchas de motor, se encaminaron en diferentes direcciones.

Aunque la prensa local reporta tensiones entre los garimpeiros y los residentes de Autazes, los periodistas en el lugar vieron cómo muchos locales aprovecharon la llegada de cientos de visitantes para venderles comida, aparatos electrónicos, diésel, ropa e incluso perfume.

La minería en general se ha convertido en un tema delicado, sobre todo desde que el presidente Jair Bolsonaro asumió el puesto en enero de 2019 y se comprometió a expandir el desarrollo en la región de la Amazonía y legalizar algunos tipos de operaciones mineras actualmente prohibidos.

Es uno de diversos factores que provocan la deforestación, la cual empezó a incrementarse en 2014 y se ha acelerado bajo la presidencia de Bolsonaro, cuyo padre alguna vez trabajó como garimpeiro.

___

Diane Jeantet reportó desde Río de Janeiro

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in