AP EXPLICA: ¿Nueva Orleans estará suficientemente protegida?

Nueva Orleans se encuentra en el camino de huracán Ida 16 años exactamente del día después que los diques fueron derribados y los muros para inundaciones se colapsaron ante una enorme marejada causada por el huracán Katrina

AP Noticias
sábado 28 agosto 2021 19:45
NUEVA ORLEÁNS-HURACÁN
NUEVA ORLEÁNS-HURACÁN

Nueva Orleans se encuentra en el camino del huracán Ida a 16 años exactamente del día de que los diques de la ciudad fueron insuficientes para contener las inundaciones y colapsaron ante una enorme marejada por las lluvias que causó el huracán Katrina. Esas inundaciones mataron a más de 1.000 personas y causaron miles de millones de dólares en daños, pero Ida llega ahora a las puertas de una región transformada desde 2005 por un masivo proyecto de obras civiles y una mayor atención al control de aguas.

El sistema ha sido puesto a pruebas ya por numerosas tormentas, incluso Isaac en 2012, con muy pocos daños a las áreas que protege. No obstante, cada nuevo meteoro que llega a la zona trae interrogantes sobre las defensas de Nueva Orleans. Al acercarse Ida, estas son algunas respuestas:

¿QUÉ HA CAMBIADO DESDE KATRINA?

El gobierno federal gastó 14.500 millones de dólares en diques, bombas, muros, compuertas y drenaje que proveen una protección elevada contra marejadas e inundaciones en Nueva Orleans y los suburbios al sur del Lago Pontchartrain. Con la excepción de tres proyectos de drenaje, el trabajo está completo.

“El sistema posterior a Katrina es muy diferente del que existía antes”, dijo Matt Roe, portavoz del Cuerpo de Ingenieros del Ejército.

Comenzando con una enorme barrera contra marejadas al este de la ciudad, el sistema es un anillo de 210 kilómetros (130 millas) construido para soportar una marejada de tormenta de 9 metros (30 pies).

El viernes, el Centro Nacional de Huracanes proyectó que Ida causaría una marejada de entre 4 y 4,5 metros (10 y 15 pies) en el lado occidental. A ese nivel, el agua pudiera rebasar diques en algunas áreas, dijo el gerente de emergencias Heath Jones, de distrito de Nueva Orleans del Cuerpo de Ingenieros.

“Están diseñados para ser rebasados en algunos puntos”, con protecciones contra los peores daños, incluso refuerzos, drenajes y bombas con generadores auxiliares, dijo.

“Construimos todo eso desde Katrina” y están diseñados para una tormenta mucho peor que lo que se espera que sea Ida, añadió.

Jones dijo que no parece que haya peligro de una marejada que rebase los diques en el margen oriental. Esos diques fueron los que se desplomaron tras Katrina.

Hasta el viernes, los gobiernos no estaban ordenando la evacuación de las áreas protegidas por los diques, mostrando confianza en el sistema.

Varias compuertas han sido cerradas antes de la llegada de la tormenta. Eso incluye enormes compuertas que permiten el paso de buques, como las que cierran el Inner Harbor Navigation Canal cerca del 9no Distrito. Eso ha reducido el riesgo de inundaciones en un área considerada la más expuesta de la ciudad. A menos una compuerta más pequeña en tierra ha sido retirada para mantenimiento y las autoridades planeaban cerrar la brecha con bolsas de arena.

¿Y LAS INUNDACIONES POR AGUACEROS?

Dentro del anillo de diques, el agua de lluvia debe ser extraída con bombas. El área de Nueva Orleans tiene un complicado sistema de canales y bombas para sacar agua, pero puede verse abrumado por lluvias persistentes, como en 2017 y 2019, cuando dos tormentas arrojaron más de 23 centímetros (9 pulgadas) de agua cada una en algunas áreas.

Los aguaceros son una constante en la costa estadounidense al Golfo de México pero se han observado algunas tormentas excepcionales en años recientes, con expertos diciendo que esos torrentes se están volviendo más comunes a medida en que la atmósfera calentada tiene más vapor.

No obstante, se ha mejorado la capacidad en algunas áreas desde 2005, con más de 2.000 millones de dólares dedicados a drenaje, lo que permite que partes del sistema extraigan hasta 120 milímetros (4,7 pulgadas) de lluvia en tres horas: lo que los diseñadores dicen es una tormenta que se produciría apenas una vez cada 10 años.

El sistema de drenaje de la ciudad tiene 24 estaciones de bombeo con una capacidad combinada de más de 1,5 millones de litros (casi 400.000 galones) por segundo. Eso no incluye las bombas en los suburbios vecinos.

Pero algunas de las bombas y los sistemas eléctricos que las abastecen en la ciudad son antiguallas plagadas con problemas de confiabilidad. El viernes, funcionarios trataban de reiniciar una turbina eléctrica en el sistema para proveer suministro de reserva. Tres de 99 bombas no estaban funcionando, pero el director de la Comisión de Aguas y Alcantarillado de Nueva Orleans, Ghassan Korban, dijo que había suficiente sistema redundante para apoyarlas.

Una de las lecciones de las tormentas de 2017 y 2019 ha sido que el mantenimiento de drenajes, tuberías y canales había sido descuidado. Las autoridades llamaron a los residentes el viernes a barrer alrededor de las alcantarillas, resaltando el temor de que incluso las mejores bombas pudieran no funcionar si el drenaje está atascado.

“Nuestra misión obviamente es anticiparnos a la tormenta, a las lluvias y mantener la ciudad seca”, dijo Korban a reporteros el viernes. “Pero en algún momento, una vez el sistema se vea abrumado, muestra misión pasa de mantener seca la ciudad a extraer el agua lo más pronto posible”.

¿SOPORTARÁN LOS DIQUES A LARGO PLAZO?

Los expertos apuntan que el sistema de diques fue construido para resistir un nivel de marejada que ocurre cada 100 años, algo que tiene 1% de probabilidad de ocurrir en un año dado. Con el aumento de los niveles del mar debido al calentamiento global y el hundimiento de la porosa costa de Luisiana existe la preocupación de que eso no sea suficiente.

Reportes emitidos en 2021 recomiendan gastar alrededor de 1.700 millones de dólares para elevar los diques y muros de contención para seguir ofreciendo un nivel de protección de 100 años hasta 2078. Eso incluye elevar la altura de 159 kilómetros (99 millas) de diques, remplazar más de 1,6 kilómetros (1 milla) de muros y construir 5,15 kilómetros (3,2 millas) de muros nuevos.

¿CUÁLES SON LO RIESGOS PARA LAS ÁREAS BAJAS?

Las áreas fuera del corazón urbano protegido por el sistema de diques pudieran tener poca o ninguna protección contra marejadas. En 2012, el huracán Isaac inundó unas 7.000 viviendas en LaPlace y otras áreas río arriba luego de que una marejada de 2,5 metros (8 pies) entró al Lago Pontchartrain. El Cuerpo de Ingenieros ha comenzado la construcción de un dique para proteger esa área, pero el vocero Rene Poche dijo que no se completará hasta 2024.

Varios gobiernos locales han ordenado evacuaciones de zonas bajas y expuestas fuera de los diques, incluso en partes de la ciudad.

Los suburbios al norte del lago tampoco están protegidos por diques ni compuertas, aunque se estudian mejoras para la jurisdicción de St. Tammany. Las áreas cercanas a la costa, además de las zonas junto a los ríos que alimentan el lago y el Mississippi Sound, son vulnerables a marejadas.