Al-Jazeera reporta detención del jefe de su oficina en Sudán

Detienen en Sudán al jefe de la oficina de Al-Jazeera en el país, al día siguiente de que las fuerzas de seguridad emplearan munición real y gas lacrimógeno contra las protestas por el golpe militar del mes pasado

AP Noticias
domingo 14 noviembre 2021 07:18
SUDÁN
SUDÁN

Fuerzas de seguridad sudaneses detuvieron al jefe de la oficina de Al-Jazeera en el país, según dijo el domingo la cadena de televisión por satélite, con sede en Qatar

Fuerzas sudanesas asaltaron la casa de Al-Musallami al-Kabbashi, según indicó la televisora en Twitter

La detención se produjo al día siguiente de que las fuerzas de seguridad emplearan munición real y gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes que protestaban contra las crecientes restricciones militares en el país. Al menos cinco personas murieron y varias resultaron heridas, según activistas.

Al-Jazeera no dio detalles sobre la detención de Al-Kabbashi y no fue posible contactar de inmediato con autoridades sudanesas para pedir comentarios.

Miles de manifestantes a favor de la democracia tomaron el sábado las calles en Sudán para protestar contra el golpe militar del mes pasado. El golpe ha provocado críticas internacionales y enormes protestas callejeras en la capital, Jartum, y otros puntos del país.

Las muertes del sábado ocurrieron en Jartum y su ciudad gemela, Omdurman. Cuatro de los fallecidos fueron baleados, mientras que el quinto sufrió el impacto de una lata de gas lacrimógeno, según el Comité de Médicos de Sudán. Muchos otros manifestantes resultaron heridos, algunos por balas, señaló el grupo.

Las manifestaciones, convocadas por el movimiento a favor de la democracia, se celebraron dos días después de que el líder del golpe, el general Abdel-Fattah Burhan, se renombrara a sí mismo como líder del Consejo Soberano, el organismo de gobierno interino en Sudán. La decisión del jueves indignó a la alianza prodemocrática y frustró a Estados Unidos y otros países que han instado a los generales a dar marcha atrás en su toma del país.

El Ejército sudanés tomó el poder el 25 de octubre, disolvió el gobierno de transición y detuvo a decenas de funcionarios y políticos. El suceso descarriló la frágil transición hacia un sistema democrático, más de dos años después de que un alzamiento popular forzara la destitución del veterano autócrata Omar al-Bashir y su gobierno islamista.