Agricultores iraníes exigen que se libere agua de una presa

Miles de agricultores protestan en el centro de Irán para exigir a las autoridades que abran las compuertas de una represa para aliviar zonas afectadas por una sequía, dice la televisora estatal

AP Noticias
viernes 19 noviembre 2021 13:20
IRÁN-SEQUÍA-PROTESTA
IRÁN-SEQUÍA-PROTESTA

Miles de agricultores del centro de Irán protestaron el viernes para exigir a las autoridades que abran las compuertas de una represa para aliviar zonas afectadas por una sequía, reportó la televisora estatal.

Varios actores y deportistas relevantes se unieron al movimiento pacífico en la ciudad de Isfahan, e instaron al gobierno a intervenir en favor de los campesinos que sufren cada vez más por unas sequías que se han agravado con el paso de los años. Las protestas comenzaron a principios de mes.

El vicepresidente del país, Mohamad Mokhber, compareció en televisión más tarde el viernes para abordar las preocupaciones de los agricultores. Dijo que se estaban realizando reuniones sobre el tema. “Estamos tratando seriamente de resolver el problema del agua... especialmente para Isfahan”, afirmó.

Las sequías son un problema en la República Islámica desde hace unos 30 años, pero en la última década ha empeorado, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). La agencia meteorológica iraní estimó que el 97% de la nación sufre ahora algún nivel de sequía.

En su día, la región agrícola en torno a Isfahan estaban bien abastecida por el río Zayandeh Roud, pero las fábricas cercanas lo han secado con el paso de los años. Del río que solía fluir bajo los históricos puentes de la ciudad queda ahora penas un cauce de tierra yerma.

En 2012, los agricultores se enfrentaron con la policía en una localidad de la provincia de Isfahan y rompieron un ducto que desviaba unos 50 millones de metros cúbicos de agua anuales a una región vecina. Desde entonces, se han registrado acciones similares esporádicas y el gobierno llegó a pagar alrededor de 250 dólares a cada familia afectada por la crisis.